10mo. PRINCIPIO DE LA UNIÓN

 "TRATA A LOS DEMÁS COMO QUIERES QUE TE TRATEN"

Amigo: “TRATA A LOS DEMÁS COMO QUIERES QUE TE TRATEN”... Trata a los demás como quieres que te traten, ese es el 10mo. Principio de tu Liberación. La décima puerta que tendrías que cruzar para lograr tu liberación final sobre las circunstancias de la vida, sobre todas las demás situaciones.

“Trata a los demás como quieres que te traten”... Qué quiere decir eso concretamente, tratar a los demás como queremos que nos traten?... Sencillo... ¿Cómo quieres que te traten los demás?... Un ejemplo : Tómate un papel y lápiz y empieza a reflexionar.

  • ¿Cómo quieres que te trate tu esposa?... Toma nota.
  • ¿Quieres que sea afectuosa, cariñosa, comprensiva, amable, voluntariosa?
  • ¿Cómo quieres tú que ella te trate a ti?... Detállalo al máximo que puedas.
  • ¿Cómo quieres que tu esposa te trate?...

Luego hazlo con tus hijos.

  • ¿Cómo quieres que te traten tus hijos?
  • ¿Qué esperas de ellos?
  • ¿Qué clase de trato quieres que tengan contigo?... Anótelo.
  • ¿Cómo quieres que te trate tu amigo Juan Pérez?... ¿El otro amigo y el otro?
  • ¿Cómo quieres que te trate tu jefe?, ¿Tu socio?
  • ¿Tus compañeros de trabajo?... ¿Qué esperas tú de ellos?
  • ¿Qué clase de trato quieres que tengan hacia ti?
  • ¿ Cómo quieres que te trate la vida ?
  • ¿ Cómo quieres que te traten tus padres ?...

Y así sucesivamente. Tienes que hacer este análisis durante 14 días... Todos los días dedícale un tiempo y hazte sencillamente la siguiente pregunta: ¿Cómo quiero que me trate fulano, sutano, perencejo?... Y anota. Tienes que anotarlo.

El Principio dice que trates a los demás como quieres que te traten... Después de haber anotado y apuntado el trato que quieres recibir de los demás, ponte el propósito de actuar y de hacer con ellos exactamente lo que tú quieres de ellos... Si tú quieres paciencia hacia ti de parte de tu esposa... Empieza a tratarla pacientemente. Empieza tú por tratarla pacientemente... Por Ley de Causa y Efecto, ella tendrá que tratarte de igual manera.

Lo que tú depositas como trato en tu prójimo, con los demás, ellos te lo devolverán a ti multiplicado con creces. O sea que tienes en tus manos, en este momento, la posibilidad de crearte un mundo nuevo. De crearte el futuro que tú quieres... Está en tus manos. Da tú el primer paso. Sé inteligente, no esperes que tu esposa sea comprensiva por sí misma, indúcela a la Comprensión. Indúcela hacia la Paciencia... Cada ser humano, compañero de viaje, tiene dentro de él todos los atributos de su Creador... En cada ser humano hay cariño, amor, afecto, bondad, armonía, inteligencia, comprensión, voluntad... Lo tenemos todo dentro de nosotros mismos.

También dentro de nosotros está el egoísmo, está la violencia, está el mal genio... Dentro de nosotros está todo lo bueno y todo lo malo que hay en este mundo, grábate esto en la mente, ¡Compréndelo!, toma conciencia de ese hecho... Luego decide sacarle lo mejor a los demás, decide sacarle lo mejor a los demás... Tú puedes hacer que tu esposa se violente. Tú lo sabes muy bien.

  • ¿Cómo puedes hacer que tu esposa sea bondadosa?... Trátala como tú quieras que ella te trate.

A ver si está claro, amigo... La fórmula es muy sencilla: Cada ser humano tiene dentro de él todas las virtudes, todas las bondades de su Creador y tiene toda la basura que hemos heredado de este mundo: el egoísmo, la vanidad, el orgullo, la soberbia, la desconsideración; según tu comportamiento ellos van a reaccionar... ¡Esa es la Ley!... La Ley de Acción y Reacción.

Tu comportamiento hacia los demás es: La Acción... Ellos van a reaccionar con la misma moneda. No puede ser de otra manera. Esa es la Ley de Vida.

  • ¿Qué quiero de Juan Pérez?.
  • ¿Cómo quiero que él me trate a mí?.

!Yo no quiero que nadie me mienta!. Entonces me pongo el propósito de decirle la verdad a los demás, de ser verás en mi palabra, en mis actos... Quiero que tengan buena fe. Actúo con buena fe... Quiero que tengan voluntad. Actúo con buena voluntad... Pero no al azar, no son palabras.

Eso obedece a un “Plan Concreto”. Tú tienes que tomar nota de todas las personas con quien te cruzas a diario y tienes que sacarles lo mejor, las mejores virtudes, las mejores cualidades, que yacen dentro de ellos... Si tú has hecho el análisis que está en esta parte del mensaje... Si tú has anotado consciente y claramente el trato que tú quieres recibir de cada una de las personas con quien te encuentras... Te pones el propósito y empiezas a trabajar conscientemente... Ejemplo, hoy tú dices:

  • “Le voy a sacar la bondad a mi esposa”
  • Hoy voy a actuar consideradamente con mi socio
  • Hoy voy a escuchar a Juan Pérez y así sucesivamente”... Es cuestión de proponerte metas diarias en tu relación con cada uno de ellos y esperar, esperar...
  • Ahora... ¿Cuáles son los obstáculos para hacer eso?

A ver cuáles son los problemas que puedes conseguir en tu camino para realizar este Plan y por ende Armonizar tu relación con los demás... Sencillamente, una sola cosa, se llama Buena Voluntad. Debes desarrollar la buena voluntad... ¡La Buena Voluntad!... Eso quiere decir : Tener buena intención, desear lo mejor en tu relación con los demás... Y la buena voluntad nacerá en ti, siempre y cuando, borres de tu mente, borres de tu memoria, borres de tu recuerdo, todas las situaciones conflictivas con esas personas en el pasado.

  • ¿Cómo se hace ésto?...

Una vez al día cierras los ojos, te relajas y dedicas a ésto 5 minutos, cinco minutos... Proyecta en tu visión creadora, en tu pantalla mental, la imagen de la persona con quien quieres tratar y ve con los ojos de tu imaginación la Armonía en el trato. Ve en tu mente que ya todos los problemas del pasado se han eliminado... Estréchale las manos, dale un abrazo y ve en la pantalla de tu mente que se está comportando y tratándote con Armonía, Paz y Equilibrio y que tú también estás haciendo lo mismo.

Todo ésto por supuesto en tu pantalla mental. En tu pantalla mental... Luego, haz otro ejercicio: Una vez al día, en tu baño frente al espejo, te miras en el espejo y sonríe, sonríe; tienes que relajar todos los músculos de tu cara y tienes que aprender a sonreír... Practica el sonreir con bondad, con buena voluntad, con amabilidad, en armonía. Observa los músculos de tu cara, las facciones de tu rostro. Observa mientras lo haces, la mirada de tus ojos.

  • ¿Qué refleja?

Puede ser que tengas una sonrisa, pero a lo mejor tus ojos están llenos de ira. Eso sucede. Normalmente en nuestro trato con los demás, nosotros no nos damos cuenta de este hecho porque dentro de nosotros está aquella parte de nosotros, la que nos echa a perder todas nuestras relaciones...

  • ¿Cuántas veces amigo no te ha sucedido irte al encuentro de una persona?.
  • ¿Cuántas veces no te ha sucedido que te acercaste a decirle a tu esposa que la quieres, que la necesitas, que la amas y lo único que te ha salido es un gesto de desconsideración, de impaciencia o una crítica cualquiera?.
  • ¿Cómo ha sucedido eso?

Sencillamente, la otra parte de nosotros que nos domina se manifiesta a través de los ojos. Los demás no saben que tenemos la mejor intención al ir hacia ellos, lo único que perciben y ven es a través de los ojos, es a través de nuestra mirada y las facciones de nuestra cara... Así que, primero, haz el ejercicio de la proyección mental. Todo tu nuevo trato con los demás, visualízalo diariamente en tu pantalla mental.

El segundo paso, es practicar la sonrisa bondadosa, amable y cariñosa, frente al espejo; el acostumbrar los músculos de la cara a relajarse, a verte a ti mismo con ojos llenos de buena vibración, de Luz y de buena voluntad.

El tercer punto es la meditación. Durante muchos meses, cuando tengas la oportunidad, fíjate el propósito de meditar acerca del comportamiento de los demás... Hazte la pregunta:

  • ¿Por qué fulano me trata de la siguiente manera?
  • ¿Por qué mi esposa está así?

Verás amigo, somos seres humanos y nuestra comprensión y nuestra inteligencia, no llega lejos, lamentablemente... Nosotros raras veces nos ponemos en los zapatos de la otra persona, raras veces nos ponemos en su puesto... Raras veces sabemos qué aqueja de verdad a su corazón. Puede tener malestares físicos, conflictos, problemas, obstáculos, problemas económicos, tú sabes muy bien.

Toma tu propio ejemplo. Cuántas y cuántas cosas no nos aquejan?. Lo que pasa es que no estamos conscientes de ese hecho. Cuando vamos a tratar con los demás, lo único que esperamos de ellos es que nos carguen sobre sus hombros, que nos mimen, que nos cuiden, que nos amen; y la mayoría de las veces no sucede así, entonces les echamos la culpa. Así no debe ser amigo!.

Todos los corazones están apretujados, angustiados. Las personas y los seres humanos tienen depresiones... Hay problemas que aparentemente son insolubles y nuestro deber es comprender ese hecho... Viene alguien hacia ti y lo ves de mal genio, no le pidas un comportamiento maravilloso, el comportamiento de un hombre libre, al contrario, tienes que ponerte en sus suelas. Tienes que ir hacia él, tienes que comprender que alguna cosa lo aqueja, por algo está así. Entonces sonríele con esa misma sonrisa que tú practicaste todos los días. Muéstrale tu buena voluntad. ¡Escúchalo!... Cuando tú estás aquejado amigo, cuando tú tienes problemas y vas hacia alguien.

  • ¿Qué clase de trato solicitas?.

No te gustaría que el otro te sonría?, no te gustaría que la otra persona te comprenda?, no te gustaría que la otra persona te escuche con atención, que se olvide de sí mismo y que en aquel momento te atienda?. Pues haz lo mismo con los demás... ¡Toma Conciencia!... Nuestro mundo, nuestra vida, es lo suficientemente angustiosa. Tenemos graves problemas y muy pocas personas han logrado la liberación y la solución a sus problemas... Hay que comprender ese hecho, no hay que ser exigente.

Tú que éstas en vías de comprender, exige de ti mismo el más maravilloso comportamiento hacia los demás. Ellos te responderán, aprenderán por tu ejemplo. Tú les estarás dando la pauta del:

  • ¿Cómo?...

No tiene ningún sentido decirle a tu señora que tiene que ser bondadosa, que tiene que ser comprensiva. Pero si ella, día tras día, ve tu bondad, tu comprensión, tu consideración, tu paciencia, le estarás dando el ejemplo y ella terminará por comportarse de igual manera... Esa es la Ley. ¡Esa es la Ley amigo!... Y no olvides, no podemos ser islas. Tenemos que aprender a tratar a los demás, a convivir con los demás. Esa es la más grande riqueza que puede tener un ser humano... Tu armonía con los demás, tus buenas relaciones con los demás, te llevarán a tener tiempo, fuerza, poder, voluntad, para llevar a cabo metas muy importantes...

Luego, están los hijos... Imagínate tú, esos pobres niños que no saben nada de nada. Ellos perciben nuestra ira y le entra a ellos, nuestra violencia, nuestro mal genio, nuestro mal carácter; todo se graba en ellos, todo se graba en ellos... Así como las cosas discordantes e inarmónicas se graban en ellos, también tu comportamiento comprensivo, reflexivo, tu bondad, tu atención, tu cariño, también se graba en ellos, y ellos te devolverán con la misma moneda.

Tus compañeros de trabajo, esas personas con quien tú estás 6, 8 y a veces hasta 10 horas diarias... ¿Qué sentido tiene llevar con ellos actitudes tirantes?. ¡Lleve a cabo los ejercicios amigo!... Corrige tus relaciones con los demás, armoniza tus relaciones con los demás, no los perjudiques porque te vas a encadenar... Trátalos como tú quieres que te traten, invierte tu tiempo, en esos quehaceres. Así como una persona invierte dinero y lucha día tras día para comprarse una casa, para montar un negocio productivo... ¿De qué sirve una casa, linda y bella, donde tú estás solo en ella?... Créamelo amigo, es preferible tener un rancho lleno de amigos, lleno de personas con quien uno se lleva bien, personas que nos aprecian y personas que nosotros apreciamos...

  • ¿Acaso puedes llevar alguna actividad en tu vida, algún trabajo, alguna actividad realmente importante y útil a la humanidad, solo?.
  • ¿No necesitamos del concurso de otras personas?. Verdad que sí?...

Pero si no conocemos las Leyes y los Principios, si no practicamos esos Principios de Armonía con los demás, esos Principios que nos llevarán hacia la Luz:

  • ¿Cómo podemos aspirar a Grandes Actividades?.

Y no le hagas caso a esa parte de ti que te dice que es difícil, que los demás no comprenderían, que tú no tienes tiempo para hacerlo, que la gente no sirve, que el mundo está podrido. Todas esas excusas y justificaciones no sirven de nada amigo mío, porque no nos resuelven ningún problema, más bien debemos reconocerlos como tentaciones que nos quieren mantener en el fango y debemos ponernos ese propósito, el comprender.

  • ¿Qué harías tú si de repente ya no te queda ningún amigo?
  • ¿Qué harías tú si tus hijos se marchan?
  • ¿Si tu mujer no quiere hablar contigo?
  • ¿Si tus padres no te quieren ver?... ¡Estarás solo, solo!...

Entre las enfermedades humanas, yo te garantizo, amigo mío, que esa es la peor, estar totalmente solo. No vayas a creer que eso no te puede suceder amigo. Eso, le ésta sucediendo a millones de personas que violan esos 2 Principios todos los días. Un día se les va un amigo, otro día, otro y otro día, otro. Cada vez que tratan de hacer una nueva amistad, una nueva relación, su mal genio, su falta de comprensión, hacen que los demás lo rechacen... Líos interminables y sin fin con la esposa, ninguna relación con los hijos.

  • ¿Tú no eres ese tipo de personas, verdad?...

Supongamos que tu vida está tan discordante. En estos momentos están llegando a tu esencia los 2 Principios: El que dice que:

“SI PERJUDICAS A LOS DEMÁS TE ENCADENAS” y... “SI TRATAS A LOS DEMÁS COMO TÚ QUIERES QUE TE TRATEN, TE LIBERAS”

El Creador, nuestro Padre en Común, en Su Gran Bondad, nos está dando ese 9no y 10mo Principio para que nosotros vayamos a la Liberación, salgamos de la esclavitud, de las emociones agitadas, del mal genio, del mal trato con los demás... Y no olvides: La Ley de Causa y Efecto, es justa e infalible... Todo lo bueno y lo malo que haces a ti mismo y a los demás, se te devolverá multiplicado con creces, tarde o temprano, tarde o temprano.

El buen o mal trato que tú infliges a los demás y a ti mismo también te será devuelto con creces tarde o temprano... ¡Así que sé juicioso, sé prudente!... ¡Prepárate!... Sé paciente contigo mismo y dedica parte de tu día a tejer armónicas relaciones con los demás... A corregir tus relaciones defectuosas... A pedir perdón por las ofensas y los daños infligidos a los demás en el pasado... Perdónate a ti mismo por tu ignorancia y tu falta de voluntad de dominar a la bestia egoísta, que te separa de los demás. Pon tu buena voluntad.

¡Tu Buena Voluntad!... Practica los ejercicios, serás un hombre, un hombre digno de tu Creador... Te podrás liberar de la esclavitud y del fantasma del egoísmo... Y un día no muy lejano, “Anclarás” en tu Plan de Vida, aquello que Dios tiene preparado para ti, aquello que sólo tú puedes hacer y que la vida, el universo, necesitan imperativamente para completar el Gran Plan de la Creación... ¡Ármate de valor y de coraje!... ¡Decide hacerlo!.. ¡Decide!... Y recuerda que nosotros hemos pasado por este camino... ¡Tú puedes!... ¡Tú eres un hombre!.. Tú puedes. Serás la Luz de tu mundo... La Luz en tu sociedad... La Luz entre tus amistades... La Armonía en tu familia y la Bendición de todo aquel que se encuentre contigo.

Que Dios te Bendiga, te Guarde, y te Ilumine.

Y Gracias!.

[Top]