7mo. PRINCIPIO DE LA VOLUNTAD

“SI PERSIGUES UN FIN TE ENCADENAS, PERO SI TODO LO FUERAS A HACER COMO SI FUERA UN FIN EN SI MISMO, TE LIBERAS”

PARTE “A”

Buenos días Colega. Buenos días integrantes de la humanidad. Buenos días, compañero de esclavitud.

Quizás te pueda sorprender que te llame de esta manera, compañero de esclavitud. No debe de sorprenderte en absoluto, porque tú sabes muy bien que no somos personas libres, estamos encadenados, estamos esclavizados y a menos que DESPERTEMOS y nos demos cuenta qué es lo que nos esclaviza, lo más probable es que terminaremos nuestra vida con pesadas cadenzas, y lo que es peor, nuestros hijos serán esclavos a su vez porque se habrán criado en el medio ambiente de padres esclavos.

Ahora bien... ¿Qué es lo que nos esclaviza?... ¿Qué es lo que nos esclaviza?.

Bueno, existen muchísimas cosas que enumerar, bueno, no terminaría nunca. Pero todos las cosas que nos esclavizan tienen su causa, tienen su raíz. Una de las causas es la violación del Séptimo Principio, el Principio Mater que rije la acción humana... La violación de este Principio mantiene esclavizado irremediablemente a cualquier individuo que no ha despertado a su vitalidad.

Tu vida está sometida a Leyes, el sol está sometido a Leyes, las estrellas están sometidas a Leyes; todo en el universo está sometido a Leyes de crecimiento. Nosotros no escapamos de ese conjunto, pero son Leyes de Luz, son Leyes de Vida, que para la persona que las defiende, las comprende y las cuida hay un sólo resultado: Su Evolución y su Liberación Final... El Séptimo Principio reza lo siguiente: "SI PERSIGUES UN FIN TE ENCADENAS, PERO SI TODO LO FUERAS A HACER COMO SI FUERA UN FIN EN SI MISMO, TE LIBERAS", Repito!, SI PERSIGUES UN FIN, TE ENCADENAS, PERO SI TODO LO FUERAS A HACER COMO SI FUERA UN FIN EN SI MISMO, TE LIBERAS...

Amigo, vamos a analizar la primera parte de este Principio... Toma un papel y lápiz y anota la primera parte del Principio: Si persigues un fin te encadenas... Te llamé antes “compañero de esclavitud” por esa misma causa. Porque estás persiguiendo fines, un montón de fines.

  • ¿Cuáles son los fines que estás persiguiendo?
  • ¿Cuáles son las metas?
  • ¿Cuáles son los objetivos?
  • ¿Cuáles son los fines detrás de los cuales estás?.

Tienes que meditar y reflexionar profundamente, profundamente, y tienes que anotar sincera e imparcialmente, todos los fines que estás persiguiendo, todos los fines que estás persiguiendo. Esos fines son tus amos, no importa en este instante si esos fines te parecen justificados o no, correctos o no, veraces o no, no importa... Durante 49 días, todos los días tienes que contestarte esta pregunta:

  • ¿Cuáles son los fines que estoy persiguiendo?

En lo social, en lo económico, en lo familiar, en lo físico, en lo mental, en lo emocional, en lo espiritual, en lo cultural.

  • ¿Cuáles son los fines que estoy persiguiendo?

Después de ese ejercicio, donde al cabo de 49 días puedes llegar a saber cuáles son los fines que estás persiguiendo, pasamos a la segunda parte del análisis. Inconscientemente, sin que yo me esté dando cuenta del hecho,

  • ¿Cuáles son los fines que estoy persiguiendo?

Porque hay fines conscientes, metas que nosotros mismos nos hemos trazado. Y hay fines inconscientes que han sido sembrados en nuestra esencia por nuestros padres, por el medio ambiente, por los amigos, los maestros, los profesores, fines que yacen muy profundo en nuestra esencia, y son el motor, el dínamo que nos ponen a parir día tras día, sin saber a ciencia cierta porqué estamos haciendo tal o cuál cosa... Todos esos fines son tus amos, no te dejan en paz. Son las ideas que están en tu mente, son los deseos que están en tus emociones, y son los que te ponen a correr y a correr y a correr y a correr y a correr y que, en el 99% de los casos, no se logran jamás.

Bueno, es que definitivamente no se pueden lograr porque realmente no fuiste tú a conciencia quien los ha definido en base a razonamientos serios, en base a meditaciones. No son tus metas, no son tus fines. Por eso, en este momento estás esclavizado y como lo que tratamos es de tú Liberación, podrás ver por ti mismo qué importante es que hagas esas dos primeras partes del análisis.

La tercera parte del análisis es la siguiente pregunta:

  • ¿Cuáles son las causas?
  • ¿Cuáles son los motivos reales que están detrás de todos esos fines que has anotado?

Cada meta que vistes que estás persiguiendo, cada fin que estás persiguiendo, tú tienes que hacerte esta pregunta:

  • ¿Por qué estoy persiguiendo esto?
  • ¿Cuál es el motivo real que me impulsa a ir detrás de esto o de aquello?...

Verás, hay muchas razones, la mayoría de las veces fútiles, sin ningún sentido... Podemos perseguir un fin por vanidad, podemos perseguir un fin por orgullo. Podemos hacer tal o cual cosa por temor a ser criticados, por temor al fracaso, por temor a pasar hambre. Hay miles y miles de razones por las cuales perseguimos un fin.

Así que veamos esa primera parte: “Si persigues un fin te encadenas”. Te encadenas, no voy a decir a que, el fin es tu amo, el fin es el jefe. Desde el momento que cualquier ser humano se fija concientemente una meta, esa meta toma posesión de él. Empieza a apartar todo a su paso hasta su posible consecución... Porque inicialmente arrancamos el trabajo y el camino para conseguir algo que nos hemos propuesto, pero a lo largo del camino hay muchísimos desvíos, muchos pero muchos desvíos que nos llevan a otras metas y al cabo de los años es que solamente nos damos cuenta que estamos dando vueltas en un círculo vicioso. En un círculo vicioso.

Si persigues un fin, te encadenas. Y en este momento, compañero de esclavitud, estás persiguiendo muchos fines y tienes que desentrañarlos, tienes que saber cuales son... Los fines conscientes que supuestamente tú mismo te has trazado y los fines que han sido sembrados en ti desde tu más tierna infancia, desde tu niñez, en tu juventud, en tu adolescencia, en tu madurez, a través de los medios de comunicación, a través de tu medio ambiente.

Luego, tienes que saber cuáles son las causas, los verdaderos motivos que hay detrás de estos fines... A menos que llegues al motivo real, a la causa real que hay detrás de este fin, no podrás liberarte de lo que ya tienes en este momento en tu mente... Verás, hay fines genéricos. Todo el mundo trabaja, busca casa, se casa, tiene hijos... no te ha sorprendido nunca el hecho de que siendo nosotros personas tan diferentes una del otro... Miren nuestro Creador común, nos ha creado con diferentes combinaciones, no hay dos personas iguales sobre la faz de la tierra... ¿Nunca te ha llamado la atención el hecho de que todos perseguimos los mismos fines?.

Todos queremos triunfar en el trabajo, todos queremos ser personas chéveres, todos queremos tener dinero, todos queremos estar casados con una chica increíble, todos queremos tener hijos genios, todos queremos que nuestros hijos sean los primeros, todos queremos casas lindas, lindos carros... !SOMOS MÁQUINAS, SOMOS MAQUINAS!. Tú tienes que darte cuenta de este hecho. Tienes que despertar a esa realidad.

Tú no puedes decir mis metas cuando estás persiguiendo algo que lo están persiguiendo millones y millones de personas... ¿Las metas de quiénes serán?... ¿Es tu meta aquella que persiguen millones y millones de personas sobre la faz de la tierra?... No es tu meta, no es tu fin. No, no, no, amigo. Tú has sido creado único, por un Creador Único, para un fin único que ninguna otra persona que no seas tú pueda realizar.

Pero mientras estás sumido en el letargo, en la vitalidad difusa, vegetando, creyendo que estás detrás de tu propia evolución... Estás siendo manejado por ideas. Porque son ideas las que nos manejan... Estás siendo manejado como una oveja cuyo pastor engorda una y otra vez con la finalidad de esquilarla. Y cuando ya no le rinde lo suficiente, pues sencillamente la vende como carne... Esa es una realidad, es “una realidad fea”, pero tienes que darte cuenta de eso.

En tu pequeño mundo hay otras personas, familiares, amigos, conocidos, compañeros de trabajo. Haz el siguiente análisis: Elige el nombre de 20 personas y empieza a preguntarles a cada una de las personas cuáles son sus metas en lo social, en lo económico, en lo familiar, en lo educacional, en lo laboral, pregúntales. Sé honesto y sincero y te darás cuenta de que todos están persiguiendo la misma cosa... ¿Cómo es posible que si cada mente es un mundo, millones y millones de personas estén persiguiendo los mismos fines?... Y por supuesto, son esclavos de estos fines, son esclavos de estos fines.

Si persigues un fin te encadenas”. Bueno, pero me dirás, bueno pero...

  • ¿Cómo es que se va a hacer?
  • ¿No hay que tener metas, objetivos, deseos?
  • ¿No hay que tratar de conseguir nada en la vida?
  • ¿Cómo es que puede uno vivir entonces?...

Sí, hay muchas maneras y nuestro Creador Común ha provisto lo que hay que hacer, pero primero tienes que darte cuenta, tienes que darte cuenta porqué te conviertes en esclavo si persigues un fin.

Supongamos que yo me fijo el propósito de construirme una casa. Empiezo a perseguir ese objetivo, la casa se convierte en una imagen en mi mente. Esa idea, la idea de la casa, la idea de tener mi hogar propio es una imagen que está en mi mente y toma posesión de la mente, toma posesión de mi fuerza, toma posesión de mi cuerpo, empieza a mover todo dentro de mi organismo. Me ciega a múltiples cosas que están a mi alrededor y empieza a empujar, a empujar, a empujar, a empujar.

Ahora muy bien, para construir la casa, bueno, necesito un terreno, entonces a correr, a correr y a correr, donde el terreno, el terreno, el terreno, el terreno, luego, los planos de la casa, los planos de la casa, los planos de la casa y mientras tanto, nuestra vida se está yendo. Se está yendo amigo, ya dejamos de ser personas libres, ya dejamos de vivir el momento presente. La idea de construir la casa tomó posesión de nosotros y nos va a cegar a lo largo de muchos años por venir, a todo lo que la vida, nuestro espíritu, nos puede brindar.

Cerramos los ojos, cerramos los oídos a toda otra idea o a toda otra cosa. Lo único importante es hacer la casa, tengo que hacer mi casa y persigo y persigo la cavia, el cemento, luego la decoración de la casa, luego los muebles de la casa. Mientras tanto, mi vida se está yendo... Mientras tanto, mis hijos se convierten en unos desconocidos. Mientras tanto, la presión tremenda de ese fin ha tomado posesión de mí. Mis órganos se están destruyendo, mis emociones por la presión de este mismo fin se convierten en un mare magnum de conflictos y contradicciones. Mi trabajo obedece únicamente al fin económico. Se pierde toda creatividad. No importa si el fin es la casa, una chica, un trabajo, cualquier cosa, una carrera. Lo importante es que veas, sientas, te des cuenta por ti mismo, el porqué un fin perseguido, convierte a su amo en esclavo. Ya no podrás liberarte.

Luego hay fines que no son tan conscientes como la construcción de una casa, el ascenso en un trabajo, no, no, no, no. Hay fines mucho más sutiles, mucho más escondidos... El de ser aceptado por los demás. Es algo que está muy profundo en la mente y en las emociones de un hombre. Hacen miles y miles de cosas únicamente con el fin de ser aceptado por los demás, únicamente para que los demás digan que tú eres chévere.

Hay fines muchísimo más sutiles que ésto todavía.... Tenemos miedo a la soledad, quizás en lo más profundo de nuestro corazón y empezamos a perseguir un montón de fines sin darnos cuenta.

Yo te voy a dar la pauta de los móviles generales que mueven al esclavo, a la máquina... Miedo al fracaso, miedo a lo desconocido, miedo a la vejez, miedo a la muerte, miedo a la pérdida de salud, miedo a la pérdida de libertad, miedo a la pérdida del amor y miedo a la crítica... Esos miedos en su gran mayoría están en lo más profundo de la esencia tuya y te mueven. Tú tienes definitivamente que saber cuáles son los miedos y qué fines te han obligado a perseguir.

  • Luego hay una serie de necesidades aparentes que también mueven a la maquina humana.
  • La necesidad de sobrevivir,
  • Las necesidades fisiológicas: de comer, dormir, de hacer el amor.
  • Las necesidades de seguridad,
  • Las necesidades de aceptación social, y
  • Las necesidades del ego...

Los miedos y las necesidades están en lo más profundo de la mente y de las emociones y están moviendo hoy por hoy al 95% de las personas hacia fines totalmente equivocados... En otras palabras, supongamos, un individuo que no tiene miedo a la crítica debería de perseguir todos aquellos fines que llevarían a un hombre común y corriente que le tiene miedo a la crítica ¿verdad?... a hacer un montón de cosas que él, no quiere hacer... Verás, tienes que desentrañar todos los fines que estés persiguiendo en este momento. Consciente e inconscientemente, tienes que saber cuáles son los verdaderos motivos que hay detrás de esos fines. Ya te di la pauta de los miedos y de las necesidades.

Tienes que hacerlo todos los días durante 49 días. Hasta saber qué es lo que te está moviendo a hacer tal o cual cosa... Y AQUELLO QUE TE MUEVE, CARAMBA, ES TU AMO... Así como un conductor mueve a un vehículo de aquí para allá y el vehículo no está consciente de quién lo está moviendo. El vehículo es un servidor, es un esclavo de su amo... Tu también, al igual que yo en el pasado, estamos siendo movidos por dueños...

DETRÁS DE NUESTROS FINES ESTÁN NUESTRO AMOS, DETRÁS DE ESTOS FINES ESTÁN NUESTROS AMOS.

Si eres un candidato a la Liberación. Si eres un candidato a dejar de ser una maquina, un esclavo, tienes que empezar a trabajar y a trabajar seriamente... Amigo de esclavitud a trabajar seriamente...Tienes que ponerte el propósito de dedicar todos los días una hora. Una hora completa de meditación y de pensar y de reflexionar con toda tu esencia, con todo tu espíritu, a llegar a las causas, a los amos. Cuáles son los miedos y las necesidades que hay detrás de tus fines, porqué ellos son tus dueños, tus amos, y tienes que rasgarles el velo y verles la cara para poder aspirar a esa Liberación.

Ellos no te darían tu pasaporte hacia la Liberación. Ellos no te darán tu célula de identidad de Hombre Libre, a menos que no llegues hasta ellos... Mientras estás inconsciente de ellos, mientras no los enfrentes cara a cara, seguirás persiguiendo fines, pero... No son fines tuyos, no?, son fines de ellos y tú seguirás siendo su esclavo.

Mira a tu alrededor, selecciona 20-30-40-50 personas... Todos los fines que estás persiguiendo tú hoy, supuestamente lo han logrado otras personas. Pero ellos no tienen la paz, la tranquilidad, la dicha, el gozo, la plenitud, la satisfacción, sencilla y llanamente, han cumplido como buenos y magníficos obreros con los fines de aquellos implacables amos que los han impulsado, sin que ellos se dieran cuenta, a lo largo de toda su vida.

Si amigo, empieza por aceptar la idea y darte cuenta que eres una máquina... Durante los próximos 49 días, tienes que observarte a ti mismo por dentro y por fuera, y tienes que observar a las demás personas, investigar, indagar y reflexionar, hasta que te des cuenta, hasta que veas con la claridad, la más absoluta, hasta qué punto somos máquinas, hasta qué punto estamos detrás de fines que nosotros jamás nos hemos propuesto y hasta qué punto somos esclavos.

Si este mensaje lo escuchas una y otra vez y sigues las instrucciones, lo más probable, es que llegues... Lo más probable, si te empeñas, es que llegaras a donde están tus amos de este momento. Y ellos te empezarán a respetar, ellos empezaran a darse cuenta de que ya eres un hombre que ha despertado a la Realidad y a la Ley de Vida. La Ley del Creador dice que están obligados a darte tu pasaporte, están obligados a darte tu pasaporte hacia la Liberación, eso es así, nosotros lo hemos vivido antes que tú, así que manos a la obra, manos a la obra, a trabajar!. [Top]

7mo. PRINCIPIO DE LA VOLUNTAD

 "SI PERSIGUES UN FIN TE ENCADENAS, PERO SI TODO LO FUERAS A HACER COMO SI FUERA UN FIN EN SI MISMO, TE LIBERAS"

 PARTE “B”

 Muy bien, compañero de esclavitud, espero que trabajes sobre la primera parte del programa y si llegas a realizar los ejercicios contenidos, te vas a encontrar con una tremenda situación.

Primero, te vas a dar cuenta de tu esclavitud, te vas a dar cuenta que eres una máquina, te vas a dar cuenta que no tienes voluntad propia, te vas a dar cuenta que has sido manejado a lo largo de toda tu vida, te vas a dar cuenta de la futilidad de todo lo que has perseguido, y te vas a dar cuenta de la futilidad de todas las metas y finalidades que pensabas perseguir... No obstante, amigo, no te desanimes, va a venirte un vacío porque todas aquellas cosas que ocupaban tu mente saldrán para afuera. Todas aquellas ideas que movían tu mecanismo a correr y a correr y a correr, perderán todo su valor y perderán todo su efecto para ti.

Pero atrévete, no te desanimes, vas a morir una muerte sicológica porque esa muerte implica el renunciar a todos los falsos ideales, las falsas metas y necesitas un aprendizaje, el aprendizaje de un Hombre Libre... Muy bien, parto del principio de que vas a hacer, de que eres un hombre juicioso y prudente; sigamos con nuestro plan.

Hay una sola Meta Real, todas las demás son falsas, en ésto soy enfático. Esa meta reza lo siguiente: Todo aquello que te lleva a una Evolución, hacia tu Plan de Vida, eso es Real. Esta meta no está en ninguna parte fuera de ti, esta meta no está en ninguna parte fuera de ti, nadie te lo va a decir porque nadie la conoce, solamente tú empezando a trabajar seriamente y poniéndote en contacto con tu propio espíritu, con la chispa creadora, que nuestro Padre Común ha sembrado en ti, cuando llegues ahí es que podrás saber cuál es tu función en esta Vida...

  • ¿Quién eres?
  • ¿Porqué y para qué estás aquí?
  • ¿Porqué eres tal como eres?
  • ¿Qué tienes que hacer?
  • ¿Cómo tienes que hacerlo? y
  • ¿Cuáles son los medios que necesitas para hacerlo?...

Hasta aquel momento estarás en la oscuridad. Ya no te servirán los esfuerzos de la mayoría de los hombres esclavos, pero tampoco tendrás todavía tu propio Plan de Vida, así que te estamos alertando, te estamos advirtiendo... No obstante, nosotros que hemos pasado por este camino, te garantizamos que si tú sigues las Leyes Cósmicas, llevas a cabo los 12 Principios de la Evolución y de la Liberación y estás dispuesto a pagar el precio de tu liberación, llegarás!.

La decisión está en tus manos o sigues el ejemplo de aquel hombre que después de estar preso durante muchos años, le dieron su Libertad, pero el tipo quedó parado a la puerta de la cárcel porque no sabía a dónde ir, ni qué hacer. Era más fácil para él vivir la vida de esclavo que elegir la vida de un hombre libre, porque no sabía qué hacer con su Libertad... Puedes seguir este ejemplo y volver y seguir viviendo en tu propia cárcel, persiguiendo fines sin ninguna utilidad, o decides pasar las de Caín y luego salir con todos los yerros a usar tu Liberación y tu libertad para los fines por los cuales has sido creado.

PERO VEAMOS LA SEGUNDA PARTE DE NUESTRO PRINCIPIO, NUESTRO 7MO. PRINCIPIO DICE: “I PERSIGUES UN FIN TE ENCADENAS AL SUFRIMIENTO, PERO SI TODO LO FUERAS A HACER COMO UN FIN EN Sí MISMO, TE LIBERAS”.

...Si todo lo fueras a hacer como un fin en sí mismo, te Liberas.

¿Qué significa eso?... Tomemos otra vez el ejemplo de la casa, supongamos que es una meta real, que es una meta de tu espíritu, es algo que tú tienes que hacer, OK, muy bien!. Un hombre que ya está en vías de liberarse, no permite que la idea general total de la casa tome posesión de él hasta que lo ciegue, no, en absoluto. OK., él toma la decisión de construir una casa, tiene la imagen pero está Despierto, está Despierto, y sabe que la casa es para servirle a él y no que él va a servir a la casa... Medita eso, que la casa lo va a servir a él, que la casa es para servir su propósito de vida y no que él se va a convertir en esclavo de la construcción de la casa.

Está claro, verdad?... Luego él agarra y si tiene que partir primero de un terreno, convierte al terreno en un fin en sí mismo. Se olvida de la casa y piensa en el terreno, como si lograr el mejor terreno fuera la cosa más importante, una acción individual, luego las demás fases, él paso a paso pondrá su empeño en cada paso. El está pendiente de hacer lo mejor, de la mejor manera, cada paso.

Tomemos un ejemplo que está por doquier, alrededor: Supongamos que yo fuera un agricultor y yo decido sembrar 500 matas de mango, no importa para qué fin, OK., muy bien, si yo soy un hombre despierto, si yo soy un hombre consciente, lo primero que paso recordándome a mí mismo es que las 500 matas de mango son para servir a mi Propósito de Vida. Ah, luego pongo toda mi atención en arar el terreno. Lo más importante es la acción por sí misma. Yo voy a vivir hoy, sacarle el máximo disfrute y satisfacción al día de hoy poniendo todo mi empeño en arar el terreno de la mejor manera possible; ésta es mi Evolución.

Mi Evolución no radica en que yo logre el fruto de las 500 matas, mi Evolución es, que hoy estoy vivo, estoy despierto. Hoy voy al terreno y hoy voy a poner todo de mi empeño para hacer mi trabajo de la mejor manera posible. Que si yo aro el terreno de la mejor manera posible, ahí radicó mi Evolución del día de hoy.

Entonces me hago la siguiente pregunta: ¿Cuál es la mejor manera de arar el terreno?... Me salen 1, 2, ó 3, ó 4 ó 5 maneras. Me hago una segunda pregunta: ¿Esa es la mejor manera para arar el terreno?, ¿Hay otro medio mejor y más perfecto de arar el terreno?... Y así sucesivamente.

Como puedes observar, candidato a la Liberación, las matas de mango están lejísimos, el fruto de las matas de mango está muy pero, muy lejos... Lo más importante es que yo pueda arar el terreno de la mejor manera, de la manera más perfecta. A más perfecto lo hago, más contribuyo a mi “Plan de Vida y mi Evolución Total”. Así que las 500 matas con todo el fruto que pueden dar son solamente el instrumento, la plastilina que yo uso para Evolucionar yo, y para yo cumplir mi Plan de Meta. A ver si ahora sí está claro...

Si todo lo fueras a hacer como si fuera un fin en sí mismo y no un medio para conseguir un fin, ¡Te liberarás!.

Ahora, qué pasa si en el mismo ejemplo, al individuo lo único que le interesa es el fruto de las 500 matas de mango, bueno, toda su satisfacción, todo radica en que logre tantos kilos de mango en tanto tiempo... El arar el terreno es un medio nada más. El regarlo es un medio, nada más. Está sólo detrás de un fin, lo único que quiere es el fruto de las 500 matas de mango. Mientras que tú, candidato a la Liberación, debes empezar a pensar diferentemente; tú sabes muy bien que si tú aras perfectamente el terreno y le secas toda la satisfacción y toda la evolución, porque has tratado de hacerlo perfecto, si luego tratas de regar el terreno de la manera más perfecta y así sucesivamente, las 500 matas crecerán y darán su fruto pero eso vendrá por añadidura.

Eso vendrá como resultado lógico y natural de la perfección que has puesto en cada uno de los pasos, siendo cada uno de los pasos, sencillamente, el instrumento por medio del cual tú evolucionas día a día, tu satisfacción. De esta manera, tu evolución no dependerá de un hecho futuro, de algún día en que puedan dar las matas fruto sino está en hoy, ahorita mismo. Está en cada paso.

Veamos otro ejemplo: En este momento estoy transmitiéndote un mensaje. En este momento no pienso en absoluto en la finalidad de la transmisión de ese mensaje. Yo no pienso que tú puedes recibirlo y llevarlo a cabo en un futuro, mi evolución no depende de que tú lo lleves a cabo, mi evolución radica en que yo en este momento estoy usando este medio para poner lo mejor de mí mismo, para esforzarme a evolucionar, a tratar de hacerlo de la mejor manera, la manera más perfecta possible. Y si al terminar de transmitirte este mensaje lo he logrado, entonces cada pasito del fin Grande que es que tú lleves a cabo este mensaje, se convirtió en un fin en sí mismo; al terminar el programa sencillamente apago los aparatos y he logrado el fin. El fin ha sido el que de la mejor manera posible, de la manera más perfecta, pueda transmitirte este mensaje.

Lo mismo, si tú en este momento no escuchas este mensaje con la finalidad de liberarte, sino pones todo tu empeño en comprender a cabalidad, a perfección, lo que aquí está, te beneficiarás hoy mismo. Habrás dado un paso, un paso importante y fundamental que es la comprensión del mensaje.

Luego, si tú tomas el primer ejercicio y lo conviertes en un fin en sí mismo, o sea, que es de desentrañar los fines que estás persiguiendo y la causa y los motivos de esos fines. Si en aquellas tareas pones todo tu empeño para hacerlo lo más perfecto posible, estarás evolucionando paso a paso y no serás esclavo de un fin que radica en un futuro sino que está ahora mismo, mientras tú abres la carpeta, mientras tú te haces la pregunta:

  • ¿Cuáles son los fines que estoy persiguiendo?

Ahí está, si tratas de hacerlo de la mejor manera, de la manera más perfecta posible, si pones toda tu atención en el presente sobre ese mismo hecho, pues al terminar el análisis... Tendrás tus resultados y ese paso habría sido un fin en sí mismo que te llevará por lógica, porque tú lo has hecho bien, al otro paso, que es a su vez, un fin en sí mismo y así nunca te perderás... Y el fin general, global, que es tu liberación pues vendrá por añadidura, pues MIENTRAS UNA PERSONA ESTÁ PENDIENTE Y DEPENDE DE UN RESULTADO A DARSE EN UN FUTURO, LE ESTA ABRIENDO LAS PUERTAS A TODOS LOS DEMONIOS, LOS DEMONIOS DE LA DUDA...

  • ¿Irá a salir?
  • ¿No irá a salir?
  • ¿Lo lograré?
  • ¿No lo lograré?
  • ¿Y si no lo logro?
  • ¿Y si no lo logro?...

Empiezan la duda, el temor, el miedo, la inseguridad, a tomar posición de ti y por el suelo te tendrán. Tú sabes que es así! Sabemos que es así!.

Veamos otro ejemplo: Supongamos que me inscribo en la universidad para ser médico. Un hombre esclavo quizás lo está haciendo porque sus padres lo han decidido. Quizás porque es chévere ser médico, porque es bueno para ganar dinero, o por cualquier otra cosa, si. Este individuo de lo único que está pendiente es de lograr su título. Va a la universidad durante 7 años y durante los 7 años no ve ningún día bueno, porque el temor, la duda, la inseguridad:

  • ¿De que si lo va a lograr o no?
  • ¿Que si lo van a raspar o no lo van a raspar?
  • ¿Si va a ser un médico de éxito o no?...

Vivirá el infierno hasta que logre su título. Lo más probable que llegue muerto con el título, porque el esfuerzo habrá sido gigantesco, porque lograr algo con todo ese maremotum, con todo ese agite, con toda esa presión, es terrible... Mientras que si fuera un candidato a la Liberación, un individuo como tú, sencillamente entra a la universidad OK., muy bien... Hoy asiste a clases y en el momento que está hablando el professor, en ese momento pone toda su atención. Lo único que le interesa es la lección de ahora y luego la tarea de hoy. Cada una es un fin en sí mismo!... En cada una está evolucionando y si llega al 4to año y vamos a suponer, cosa que es imposible... Pero supongamos que no llegue, llegó sólo al 4to año, habrá evolucionado enormemente en esos 4 años porque ha puesto toda su seriedad, todo su empeño, ha convertido a cada paso en un fin en sí mismo, y con ésto yo creo que está claro, verdad?.

Muy bien, con esa arma en la mano, con ese conocimiento que acabo de pasarte y que a mí me han pasado otros y así sucesivamente, los maestros de la humanidad, a través de miles de años, han estado pasando a cada esclavo, candidato a la Liberación, ese mensaje.

Creo que si lo lees (o escuchas) y el leer (o escuchar) esto lo conviertes en un fin en sí mismo, comprenderás a la perfección la esencia de este mensaje y podrás usar la explicación que te he dado de este Principio al servicio de ciertas metas que hoy tienes en pie... ¿Qué quiere decir eso?... Supongamos que en tu análisis puedes eliminar un montón de fines que has estado persiguiendo, ficticios, verdad? Pero que haya otros que no puedes eliminar porque estás a media ejecución, estás envuelto en ellos, esos mismos fines, anótalos, distribúyelos en pasos. Distribuye cada meta en sus pasos lógicos y convierte a aquella meta grande en miles de pequeños pasitos para cada hora y para cada acción, y convierta el paso de cada hora y cada acción, en un fin en sí mismo.

Está claro, verdad?, Muy bien. Si persigues un fin te encadenas a qué?, bueno, si persigues un fin, te encadenas, pero si todo lo haces como si fuera un fin en sí mismo, te liberas.

Tome 100 hojas de papel. Anote este Principio en sus dos partes sobre las 100 hojas de papel y colócalas en todas partes, en tu carro, en tu ropa, en tu cama, en tu baño, en todas partes y véalas durante los 49 días... Luego, aplícalo a cada uno de los fines que estás persiguiendo. A unos, si puedes anularlos, anúlalos. Otros que no puedes, tienes que aplicarles el Principio, convertir a cada pasito en un fin en sí mismo.

Pero ésto y las otras partes de los ejercicios que te hemos pasado no te serán de ninguna utilidad, a menos que estés dispuesto a pagar el precio y el precio candidato a la liberación es el siguiente: No es dinero, no es el costo de este mensaje, es otro. Elige 7 personas, 7 personas de tu aprecio y que ellos también te aprecien, personas que viven en tu pequeño mundo, y tienes que ponerte la tarea de enseñarle a esas personas cómo llevar a cabo este Principio.

Eso sí, tienen que ser personas candidatos a la Liberación, o sea, no personas obtusas, no personas que creen que se la saben todas, sí, no pueden ser personas orgullosas, vanidosas, ciegas, sordas, no, no, no, no, no, tienen que ser personas que ya han recibido, como tú, golpes grandísimos, que se han dado cuenta que están dando vueltas en círculo, que se han dado cuenta que están siendo manejados.

Entonces, transmíteles este mensaje y luego tienes que ponerte a trabajar... Y eso sí, no hagas de ésto un fin, no persigas un fin. Si tu vecino es de tu aprecio, Juan Pérez, no vayas a ponerte el propósito, sí, de llevarlo hacia la liberación no, no, no, no, en absoluto, sencilla y llanamente, si hoy vas a hablar con él, ponte el propósito de hoy, de en este mismo momento lograr comunicarte abiertamente con él, que él te escuche y que ustedes conversen. Eso es convertir a cada pasito en un fin en sí mismo. Si logras que él te escuche y que ustedes se comuniquen, entonces habrás logrado tu propósito.

Tu propósito ha estado en el presente, lo decidiste tú mismo, no es una ilusión, no es una imaginación, es una cosa concreta... Luego, en otro momento, te pondrás otro pasito y es el de transmitirle el mensaje. Y no olvides, hazte las preguntas claves:

  • ¿Cuál es la manera la más perfecta de transmitirle a Juan Pérez este mensaje?.

Supongamos que te sale la manera. Esa es la mejor manera de transmitirle eso:

  • ¿Cómo puedo hacer?... ¿Qué puedo hacer para lograr comunicar el mensaje a Juan Pérez?

Lo piensas durante bastante rato y luego manos a la obra. Es un fin en sí mismo y está en el momento presente... Si logras comunicarlo habrás evolucionado, habrás aprendido a comunicarte realmente con otra persona, verás. Un día la Liberación de Juan Pérez sería un hecho, vendrá por añadidura, paso a paso, y como no somos unas entidades aisladas.....

Candidato a la Liberación, si estas casado, si tienes hijos, si vives con tus padres, estás encadenado a ellos y a sus metas. Ellos tienen contigo expectativas, ellos esperan de ti algo muy concreto y a menos que... sí, es eso mismo. A menos que con tu ejemplo e indirectamente a través de tu enseñanza, ellos empiecen a liberarse también, ¡Serás esclavo por toda la vida!... Hay situaciones que no podemos cambiar, no podrás divorciarte, no podrás eliminar tus apellidos, no puedes cambiar de padre, no puedes cambiar de madre ni de hermanos, ni de hijos, quizás puedes retirarte de tu trabajo, pero en ésto ya estás metido. La única alternativa que queda es que los ilumines de a pocos con los Principios de Vida. Un día la Liberación de ellos será un hecho y podrá cada quien llevar a cabo su Plan de Vida.

Sí amigo, es difícil pero es sensacional... Ser libre, amanecer todos los días con propósitos para hoy, que todos son fines en sí mismos, que todos son pequeños pasitos donde el resto viene por añadidura, te brindará evolución y grandes satisfacciones todos los días. ¡Estarás radiante!... En tus manos están las llaves de tu Liberación. Consiga los demás 11 mensajes que contienen los demás Principios que están íntimamente relacionados con éste... y manos a la obra.

Que nuestro Creador Común te dé el valor, el coraje y la iluminación, te dé el discernimiento para distinguir entre lo ilusorio y lo real. Que nuestro Creador te bendiga, te cuide y te guarde, pero El no lo hará a menos que tú, a menos que tú des los primeros pasos.

Para adelante y gracias.

[Top]