3er. PRINCIPIO DE LA FUERZA

“RETRO-CEDA DELANTE DE UNA FUERZA MAYOR, ESPERE QUE SE DEBILITE, LUEGO AVANCE CON RESOLUCIÓN”

PARTE “A”

Saludos Amigos, Saludos... Retroceder o avanzar, avanzar o esperar, esperar o retroceder, ahí está el gran dilema.

En el transcurso de nuestras vidas estamos delante de aconteceres, eventos, situaciones, problemas y la mayoría de las veces no sabemos cómo encarar la situación, no sabemos cuándo hacerle frente a algo o retroceder, no sabemos a ciencia cierta cuándo esperar, cuándo avanzar.

Me imagino que muchas veces en el pasado has estado delante de ese dilema al igual que todos nosotros . Me imagino que muchas veces has avanzado en vez de retroceder, has esperado en vez de avanzar, has retrocedido en vez de esperar.

Cómo saber qué hacer a ciencia cierta?

Amigo, a nosotros los seres humanos durante muchos años el instinto o la experiencia nos han llevado a decidir por tal o cual comportamiento, nos han llevado a decidir si esperamos, avanzamos o retrocedemos; pero como puedes ver es un riesgo muy grave y las posibilidades de equivocarse son muy grandes. Entre el avanzar, el esperar o el retroceder y sus alternativas, existe el 90% de posibilidades de que fracasemos en nuestra decisión.

Ahora bien, tenemos dos posibilidades por delante: o dejarnos guiar por el instinto, por la intuición, por la experiencia o seguir Leyes, Principios.

Nuestra vida, sin que lo sepamos, obedece a Leyes; todo lo que nos sucede proviene de Leyes perfectas y justas. Vivimos en un cosmos ordenado, en un universo ordenado, creado inteligentemente por un Ordenador, no importa cómo usted lo llame, el Cosmos, nuestro Creador ha provisto Leyes, caminos, vías para todas las situaciones. El tercer Principio, el tercero entre doce que son la Luz hacia la liberación del individuo, ha sido provisto por el Cosmos para tu uso.

El Principio reza lo siguiente: “RETRO-CEDA DELANTE DE UNA FUERZA MAYOR, ESPERE QUE SE DEBILITE, LUEGO AVANCE CON RESOLUCIÓN ; RETRO-CEDER DELANTE DE UNA FUERZA MAYOR, ESPERE QUE SE DEBILITE, LUEGO AVANCE CON RESOLUCIÓN”.

Como puede ver compañero de vida, ese es un Principio muy sabio, ese es un Principio de Luz. Un Principio que si llegamos a comprenderlo, que si llegamos a tomar conciencia, a seguirlo y a ponerlo en práctica, nos evitará el 100% de los golpes y nos evitará que golpeemos a otros en el 100% de los casos.

Vamos a analizar amigo, el significado preciso de ese Principio.

La primera frase es: “Retroceda delante de una fuerza mayor”, o sea que hay que ceder delante de una fuerza mayor; no solamente hay que ceder, sino hay que retroceder, hay que ceder y echar para atrás para amortiguar el golpe... Retroceda delante de una fuerza mayor. Retroceda delante de una fuerza mayor; o sea que no tenemos que chocar con una fuerza mayor porque esa fuerza nos va a derribar.

¿Qué obstáculo se nos pone en el camino para llevar a cabo la primera parte del Principio?... ¡Lo adivinaste! El único obstáculo que hay es nuestra capacidad de discernir la fuerza que viene contra nosotros.

¿Cuándo es una fuerza mayor y cuándo es una fuerza menor a nuestra fuerza?.

Ahora bien , si tú eres del tipo de personas que se sobreestiman, entonces normalmente debes ser una persona que recibe muchos golpes, porque una persona que se cree una gran cosa, que se sobreestima, normalmente sub-estima las fuerzas, las situaciones, a las demás personas y normalmente recibe muchos golpes.

Sí eres una persona que se sub-estima así mismo, cualquier situación, persona, problema, lo sobreestima y por ende queda toda su vida arrinconada sin intentar hacer nada.

Como puedes ver, es un grave problema. Hay que ser muy equilibrado, muy despierto y muy consciente de sí mismo, de su propia fuerza, de su propia capacidad, de su propio poder para poder evaluar la fuerza opuesta que le viene y cuándo debe retroceder, cuándo debe esperar y cuándo debe avanzar.

Para llevar a cabo la primera parte del Principio sencillamente hay que tratar de ser imparcial, juicioso, hay que desear realmente desde el fondo del corazón resolver este problema, porque de ésto depende que sigas recibiendo golpes o que los esquives. Si haces un análisis de ti mismo, un análisis de tu comportamiento en el pasado, un análisis de los golpes que has recibido, o quizás un análisis del porqué no has hecho gran cosa en tu vida, podrás descubrir el secreto que yace detrás de la imagen que tienes de ti mismo.

Primero , hazte la siguiente pregunta:

  • ¿Me sub-estimo o me sobreestimo?.
  • ¿Me considero una gran cosa o me considero poca cosa?
  • ¿Me he equivocado mucho en el pasado acerca de mi fuerza?.

Punto dos: Seleccione dentro de su pequeño mundo a siete personas, siete personas que lo estiman, siete personas que lo aprecian y pregúnteles sinceramente:

  • ¿Qué piensan acerca de ti?.

Hazles la siguiente pregunta:

  • ¿Ustedes creen que yo me sobre-estimo o que me sub-estimo?.

Que te den una respuesta, te va a ayudar muchísimo el analizarte... La raíz del problema está en que nosotros estamos compuestos de tres partes: Una parte mental, una parte emocional y una parte física.

Una parte de nosotros, la mental siempre se sobre-estima, se cree una gran vaina. Mientras que nuestra parte emocional es mucho más golpeada porque es la parte que ha recibido los golpes a lo largo de la vida. Es la parte que siempre ha escuchado el que tú no puedes hacerlo, tú no puedes hacerlo y es la parte que siempre se sub-estima. Y es el eterno conflicto entre la parte que se sobre-estima llamada mente, personalidad y la parte que se sub-estima llamada esencia, la parte emocional, y la lucha entre esas dos partes, quien a fin de cuentas la paga es el cuerpo.

A menos que usted pueda llegar a una evaluación real de sí mismo, una evaluación mental, pues la mente quiere muchas cosas, compañero de vida, tu mente quiere mucho, mi mente quiere mucho. Tenemos mucha imaginación, la mente fantasea mucho, pero al fin y al cabo tienes que recordar que no es el querer de la mente el que hace las cosas que nosotros queremos en la vida.

Nuestra mente siempre nos coloca en problemas, siempre nos lleva a situaciones indeseables. Por el otro lado , nuestras emociones, nuestros impulsos, la parte en nosotros que se sub-estima, la parte que ha registrado todos los fracasos y todos los golpes que hemos recibido, cada día se achica más y nos mantiene en un rincón, sin intentar hacer otras cosas por temor al fracaso.

Y esas dos partes, amigo, tienen que conciliarse, tienen que conciliarse y la única manera de lograrlo es en base a un análisis objetivo de ti mismo. En base a una evaluación de tu propia realidad, de lo que realmente puede aspirar la mente y de lo que realmente pueden hacer las emociones. Y luego la unión del pensamiento, de la idea, mas el deseo de llevar a cabo ese pensamiento en equilibrio, lo armonizarán a usted y armonizarán las fuerzas externas.

De todas maneras, hasta que llegues a realizar este análisis, hasta que termines con tu evaluación, hasta que sepas donde estás parado. Hasta que hayas podido distinguir entre el querer de tu mente y el deseo de tu emoción, y hasta que hayas aprendido a equilibrar a ambos , tendrás que retroceder delante de esta fuerza mayor, tendrás que ceder y echar para atrás delante de la fuerza mayor.

Ahora bien... ¿Esa fuerza mayor de dónde proviene?, ¿De dónde provienen esas situaciones, esas circunstancias, esos eventos, esos aconteceres, los problemas en el trabajo, con el prójimo, con la familia, con la esposa, consigo mismo? ¿De dónde proviene esta fuerza mayor y porqué tengo que ceder y retroceder delante de ella?.

Otra vez, amigo, vamos a pedirle auxilio a nuestro Creador común, al Cosmos, que en su gran bondad ha provisto Leyes de Luz para iluminar nuestra senda y llevarnos a cumplir nuestro plan de vida.

En este caso viene a nuestro auxilio la Ley de Causalidad, la Ley de Causa y Efecto. La Ley reza lo siguiente: “Cada causa tiene su efecto y cada efecto tiene su causa”. Eso quiere decir que todas las situaciones de fuerza mayor, los eventos, aconteceres, los problemas, los líos con las personas, la familia, el trabajo, que vienen en contra suya, usted lo ha provocado en un tiempo pasado. Su causa está en ti, tú has disparado esa fuerza mayor consciente o inconscientemente. Por eso hay que ceder y retroceder delante de esta fuerza.

Volvemos otra vez a nuestro punto clave. Consciente o inconscientemente uno ha sido la causa de que esta fuerza mayor le venga en contra.

La raíz de nuestro problema es que parte de nosotros, la parte impulsiva, la parte emocional, la parte que tiene miedo, la parte que fracasa, la parte que no sigue la Ley, la parte que quiere hacer lo que le da la gana. Esa parte cuando no estamos conscientes y despiertos, cuando no estamos alerta, cuando no la hemos podido controlar, ha provocado, ha sido la causa para que el conjunto de nosotros haga tal o cual cosa, y por Ley de Causa y Efecto va a volver contra nosotros, y en este caso, será una fuerza mayor.

Por eso...en el momento que te encuentras en circunstancias, en situaciones de esta magnitud, donde una fuerza mayor viene a aplastarte... amigo, no choques, no le hagas frente, no porfíes, sé humilde, cede, cede y retrocede y espera, espera que esa fuerza mayor se debilite, espera en tu rincón hasta que esa fuerza se debilite y mientras esperas, analiza el porqué te está llegando esa fuerza mayor a golpearte. En el preciso instante que tú logres conseguir la causa que catapultó esa fuerza mayor, el comportamiento consciente o inconsciente en un pasado que ha provocado que esa fuerza te venga a golpear, en aquel mismo instante esa fuerza mayor se debilita, así que espera a que se debilite y esperarás hasta encontrar la causa.

Entonces la fuerza mayor se debilitará en el mismo instante en que tú reconozcas de dónde proviene, y donde tú tomas la decisión consciente, la decisión de un hombre de no volver a repetir bajo ningún aspecto ese mismo error, de no volver a catapultar esa misma causa, entonces podrás avanzar con resolución. Entonces podrás avanzar con resolución, con luz. Resolución viene de la palabra sol: acción solar, solución. Resolución cuando uno ha tomado la determinación de no volver a cometer el mismo error.

Retroceder, esperar o avanzar. Depende de ti, depende de tu comportamiento hoy, depende de las causas, depende de lo que tú disparas hoy, depende de tus actos hoy.

Tus actos, buenos o malos, dispararán inevitablemente fuerzas mayores que vendrán de vuelta hacia ti, buenas o malas, según tus actos.

Retrocede delante de una fuerza mayor, espera que se debilite, luego avanza con resolución”.

Este es el Principio que podría iluminarte, siempre y cuando, sincera y honestamente, desde lo profundo de tu corazón, decidas lograr el análisis objetivo e imparcial de ti mismo y luego ponerte a trabajar para que la parte mental, la que sobre-estima tu fuerza, y la parte emocional, la que la sub-estima, lleguen a un equilibrio y trabajen mano a mano al unísono.

¡Eso depende de ti!... Hoy por hoy mientras lees (o escuchas) este mensaje, en días pasados, meses pasados, años pasados, consciente o inconscientemente has sido el causante de situaciones. Por algunas has recibido las acciones buenas que tú has hecho, has recibido su pago y sino, las recibirás en un futuro. Esa es una Ley ineludible, justa, perfecta. Tus acciones erróneas y equivocadas te volverán bajo una fuerza mayor.

Sigue el Principio, amigo de viaje, despierta y prepárate a reconocer las fuerzas mayores, a saber las causas, a reconocer el error para seguir avanzando, pero no olvides, no importa quién eres, qué haces, o qué edad tienes. Sabes que en tu inconsciencia y antes del conocimiento de este Principio y de la Ley de Causa y Efecto, consciente o inconscientemente, has hecho bien y has hecho daño.

Por las cosas buenas recibirás pago y por las cosas malas, tienes que prepararte para enfrentarlas. Esa es la Ley, una Ley bendita y justa, una Ley que sin ella, nuestro mundo sería más caos de lo que es hoy.

Miles de personas amigo, a través de todas las edades y de todas las épocas han recibido este mensaje. Algunos fueron prudentes, juiciosos, inteligentes, vieron la Luz de este mensaje y decidieron trabajar para ponerlo en práctica. Es por el empeño y el esfuerzo de ellos que ha llegado desde lo profundo de las edades hacia nosotros.

Nosotros lo hemos llevado a cabo y lo estamos llevando a cabo, y estamos cumpliendo con la Ley pasándote este mensaje a ti.

  • ¿Qué harás con él?.
  • ¿Será un mensaje que se leerá (o escuchará) una vez y se perderá en el tiempo?.
  • ¿Te sobre-estimarás o te sub-estimarás?.
  • ¿Permitirás que tu parte mental, la que se sobre-estima, lo mal juzgue, o le permitirás a tu parte emocional sub-estimar tu fuerza para poder llevarlo a cabo?.

Como puedes ver es para personas que desean triunfar. Es para personas que desean paz equilibrio y armonía. Es para personas que no desean hacer daño más, ni consciente ni inconscientemente, ni a sí mismo, ni a su prójimo. Es para personas que desean ser útiles a su mundo y a su Creador. Es para personas que desean despertar de su letargo. Es para personas que quieren acabar con la dualidad de bien y mal. Es para personas que pueden hacerlo.

Amigo, conocemos las dificultades en el camino hacia la Luz, ¡No te desanimes!... Lee (o escucha) este mensaje 7 veces. Una vez al día antes de acostarse… luego saca tus primeras conclusiones. [Top]

3er. PRINCIPIO DE LA FUERZA

“RETROCEDA DELANTE DE UNA FUERZA MAYOR, ESPERE QUE SE DEBILITE, LUEGO AVANCE CON RESOLUCIÓN”

PARTE “B”

Estimado amigo: Si has seguido la instrucción de leer (o escuchar) la primera parte de este mensaje durante 7 días. Si has meditado y reflexionado profundamente acerca del Principio y acerca de la Ley de Causa y Efecto, debes haber llegado a una conclusión.

¿No es así?... Y esa conclusión no puede ser otra que la siguiente: Cada vez que la vida te coloca delante de circunstancias donde estás enfrentando al peligro de una fuerza mayor que piensa derribarte, debes retroceder y pararte en seco haciéndote la siguiente pregunta:

  • ¿Porqué me está sucediendo ésto?
  • ¿Porqué me está sucediendo ésto?
  • ¿Porqué me estoy enfrentando a este problema y a esta situación?

Debes buscar dentro de ti las causas o la causa que la ha catapultado y la debes hallar. Solamente al hallar la causa, al reconocer que tú la disparaste, al decidir no volver a repetirlo, es cuando la fuerza mayor se debilita y mas nunca vuelves a encontrarte en esa situación.

La segunda pregunta que deberías hacerte es:

  • ¿Eso me ha sucedido en el pasado?
  • ¿En el pasado he estado delante de una fuerza mayor igual?
  • ¿Porqué?.

Amigo, esas dos preguntas delante de una situación de fuerza mayor son dos preguntas claves que, si realmente con buena intención estás buscando la solución, algo en ti te señalará la causa. El resto depende de tu arrogancia o de tu humildad. El resto depende de querer salirte con la tuya y negar tu culpa, o si eres lo suficientemente humilde, juicioso y prudente para reconocer y corregir.

Luego podrás avanzar con resolución.

Cada uno de nosotros, amigo, tiene tendencias. Dentro de nosotros nuestra parte impulsiva, nuestra parte emocional, tiene tendencias a cometer errores, los mismos errores, una y otra vez. Los golpes que recibimos por cometer esos errores son los que algún día nos llevan a comprender que detrás de esos errores hay lecciones que debemos aprender, y esa es una invitación a nuestra fuerza de voluntad para corregir y tomar las riendas de nuestros caballos emocionales, y eliminar esas tendencias que nos llevan a problemas, conflictos, contradicciones y golpes.

Si tomas un papel y lápiz y durante 7 días, una vez al día, te haces las siguientes preguntas:

  • ¿Qué clase de problemas se repiten una y otra vez en mi vida?
  • ¿Cuáles son las situaciones, eventos o aconteceres en los cuales me veo envuelto una y otra vez?
  • ¿Cuáles son los golpes que estoy recibiendo repetidamente?

Sé imparcial y objetivo contigo mismo. Contesta franca y honestamente a esas preguntas. En el fondo de ti saldrá la luz y verás cuáles son los problemas que se están repitiendo, tendrás las respuestas y sabrás que desde que tienes uso de razón hasta el momento, esas mismas tendencias han sido la causa que catapultó muchísimas fuerzas mayores que ya pagaste con tus golpes y muchos más que están por venir todavía. Así que conociéndo las causas que has catapultado en el pasado por tus tendencias emocionales, puedes saber los efectos a que se asemejan y podrás estar prevenido a la hora de presentarse la fuerza mayor.

Este análisis prenderá la luz en tu mente y en tu corazón, y te llevará a la autodisciplina, a la autocorrección y a estar alerta y preparado a pagar por aquello que has hecho en el pasado; ya no te sorprenderá la fuerza mayor cuando se presente, podrás retroceder con humildad delante de esa fuerza, esperarás hasta que se debilite... y recuerda: no se debilitará y volverá una y otra vez, con mayor fuerza, hasta que reconozcas las causas y decidas no volver a cometer el error, solamente entonces podrás avanzar con resolución.

Los efectos podrían presentarse de muchísimas maneras pero la Ley que es justa y perfecta, es magnánima con aquel que la espera, que la apoya y que la defiende. Además, cuando uno ya está prevenido, ya sabe que tiene que pagar y el golpe duele menos.

Amigo, para que este Principio y la Ley de Causa y Efecto se fijen en tu esencia y se conviertan en tu manera cotidiana de encarar la vida, o sea lleguen a ser parte de ti mismo, tú mismo te convertirás en esa Ley y en este Principio, y jamás volverás a crear causas equivocadas. Para que esto pueda suceder, debes empezar a trabajar. Todo tiene su precio.

Abre una carpeta que contenga 50 páginas. Distribuye esa carpeta en 4 partes.

  • En una, la primera, anota: Mi deber conmigo mismo.
  • En la segunda: Mi deber con el prójimo.
  • En la tercera: Mi deber con la humanidad, y
  • En la cuarta: Mi deber con la Ley, con el Cosmos, con el Creador.

Después de tenerla abierta, tienes que iniciar el siguiente plan, que durará muchos años de tu vida, y es el siguiente:

El tú empezar a crear, conscientemente, causas de bien, causas de armonía, causas de bienestar, causas unitivas sin conflicto, sin contradicciones, causas cuyos efectos serán armonía, paz, amor y bienestar.

Hazte la siguiente pregunta:

  • ¿Qué puedo hacer y qué debo hacer para que mi vida sea armoniosa?
  • ¿Qué puedo empezar a hacer a partir de hoy, de mañana y de todos los días?
  • ¿Cuáles son las acciones que pueden ser semilla para que haya efectos iguales a la semilla?

Si siembras causas de equilibrio, habrá efectos equilibrados... Si siembras causas de amor y de comprensión,.... Tú puedes sembrar comportamientos de salud, de cuidado hacia tu cuerpo físico.

Tú puedes sembrar causas de cuidado a tu cuerpo emocional; tus emociones necesitan la armonía, la belleza, el arte, el equilibrio y necesitas desalojar de ellas el temor al fracaso, el miedo, los instintos... Tú puedes crear causas de iluminación, de comprensión, de consideración en tu cuerpo mental, causas de orden y causas de equilibrio... Busca, indaga, investiga cuáles podrían ser esos actos y espera... La sagrada Ley de la Compensación Creciente te devolverá cada semilla al céntuplo.

Luego haz lo mismo para tu prójimo, dentro de tu pequeño mundo: tus amigos, tu esposa, tus hijos, tus padres, tus familiares, tus compañeros de trabajo, tus compañeros del club. Empieza a sembrar en ellos. Empieza a inducirlos a acciones armónicas, conscientemente ponte la meta, el propósito de sacar la mejor parte de ellos.

Lo mismo tu deber con la humanidad.

  • ¿Qué causas puedes sembrar?
  • ¿Qué cosas puedes hacer para tu vecindad, para tu barrio, para tu urbanización, en el pequeño mundo que para ti es la humanidad?. También te dará frutos al céntuplo.

Y en relación a tu deber con tu Creador.

Amigo mío, por algo muy específico has sido creado. Un Creador inteligente no puede equivocarse. Un Creador perfecto no puede crear una criatura sin ningún tipo de propósito. Hay un propósito en tu vida, hay un plan, tu Creador espera algo de ti, algo muy concreto, algo que no espera de nadie más, puesto que eres único. No ha creado a nadie igual.

Nadie tiene la combinación que tú tienes. Si tomas conciencia de ese hecho, si empiezas a indagar dentro de ti mismo ahí donde mora tu Creador y no cejas hasta saber el porqué de tu existencia, para qué estás aquí, porqué estás aquí, hacia dónde vas y qué es lo que tienes que hacer... Esa sería la gran causa que podrías sembrar y cuyos efectos saldrán a relucir en el momento que estés listo. En el momento que has aprendido a obedecer las Leyes de tu Creador para contigo mismo y para el resto de sus criaturas.

Una de las causas que podrías sembrar que con toda garantía te dará múltiples frutos, frutos de paz, de equilibrio y de armonía, que te pueden dar un mundo mejor, un mundo iluminado, un mundo en paz con tus vecinos, con tu prójimo, con tu familia, un mundo de orden, es: Llegar a sembrar este mismo mensaje en 7 personas, siete personas que como tú , hoy están recibiendo golpes, que conscientemente les gustaría seguir la Luz, vivir en Paz y Armonía. Tú puedes sembrar esa causa. Esos efectos, serán efectos de luz en tu vida. Estarás contribuyendo a la iluminación de este mundo, de esta mansión de nuestro Padre en común.

¡Piensa conmigo!... ¿Cuántos sufrimientos?, ¿Cuántos errores?, ¿Cuántos golpes podrían evitarse si todos y cada una de las personas que viven en tu pequeño mundo pueden recibir y llevar a cabo este mensaje?.

Este mensaje llegó a ti y esa es una secuencia. No conocemos a las personas que viven en tu mundo pero tú sí los conoces. Tú ya eres poseedor de este mensaje, ya eres poseedor del: ¿Cómo hacer para lograr un mayor equilibrio hacia la evolución?

Tu podrías hacerte un plan de metas...

Anotar el nombre de 7 personas y si tú has hecho todas las instrucciones, y si tú has comprendido y has conquistado ese Principio y esa Ley de Causa y Efecto, te aseguro que no tendrás ninguna dificultad en poder transmitirlo. Ellos a su vez lo transmitirán a otros y otros lo transmitirán a otros y otros a otros. No vayamos a permitir que el pesimismo nos invada y pensar que no hay quien pueda comprender, o no hay a quien le interese, o no hay quien pueda llevar eso a cabo. Los hay y detrás de su máscara, detrás de su facha de personas soberbias, orgullosas, que aparentemente se las saben todas, personas que quizás a primera vista te dirán que se las saben todas, de que ésto lo llevan a cabo en su vida. Sé tú alerta, comprende que ellos son como nosotros, que detrás de esa fachada existe el deseo de saber, que cada uno reconoce sus errores en el fondo, que cada uno quiere corregir, que cada uno quiere hacer.

Así que en tu empeño, estate alerta, escucha pacientemente todas las vociferaciones externas de su fachada luego pacientemente, con corazón comprensivo, a sabiendas que adentro hay un espíritu deseoso de evolucionar, un espíritu deseoso de no recibir más golpes ni de darlos y que ansiosamente recibiría la ayuda tendida. Si estás consciente, si estás alerta, podrás llegar y estarás sembrando un mundo mejor. Ya no serás un hablador de paja, un tipo sentado en un café criticando los errores de nuestro mundo, sino serás una persona que ya no le quedará tiempo para criticar, serás un hombre, serás un hacedor, serás una persona capaz de cambiar las circunstancias en tu mundo y alrededor tuyo, y dejarás de ser de aquellas personas que critican nada más y que reciben golpes.

Amigo puesto que hemos ensuciado en el pasado tenemos que limpiar... El mundo es nuestra hechura. En tu mano está el ensuciar más y más y más y vivir en la cochinada, también en ti está la posibilidad de empezar a limpiar y lo que es más importante, de no volver a ensuciar. Tú puedes hacer de tu vida el cielo o el infierno.

¡Elige!... En este momento estás consciente y despierto, y por ende, tienes libre albedrío, puedes elegir; nosotros lo hemos hecho, tú también puedes... ¡Tú puedes!.También nosotros hemos dudado, también nosotros en su momento hemos dudado de nuestra capacidad y hasta hemos creído que no tenemos nada que transmitir a nadie.

En el caso mío propio hasta he pensado que para transmitirlo tenía que convertirme en un locutor verás, en ir a la universidad, aprender a hablar; no obstante un día comprendí que si sé hablar o no lo que yo siento, si intento transmitírselo a alguien y ese alguien es igual a mi, un ser humano con problemas y alegrías, con luchas, con deseo de evolucionar, esa persona me sentiría, me comprendería, me viviría y no me iría a criticar mis errores ortográficos, mis errores de pronunciación.

Así que primero hicimos, luego aprendimos, luego nos hemos atrevido. ¡Atrévete amigo! es tu vida, no es la vida de otra persona, ya sé que estamos acostumbrados a recibir golpes, es más, ya nuestra parte pesimista nos ha hecho la piel de cocodrilo, ya amanecemos por la mañana, ya no nos sorprenden los golpes, verdad?.

Pero en lo profundo de nosotros decimos: ¡basta!, ¡basta!. Llegó la hora de ser! Llegó la hora de hacer! Llegó la hora de hacer. Llegó la hora de armarse de entusiasmo, de armarse de coraje y de valor y de ir adelante. Los maestros cósmicos te guiarán paso a paso, como han guiado a todo aquel ferviente y deseoso de progresar, como la madre ayudaría a su hijo si está empeñado en hacer sus tareas, como tú ayudarías a cualquiera deseoso de hacer.

¡Confió en ti amigo!, Confió en tu bondad, confió en la Chispa Creadora que te vibra, confió en tu capacidad de hacer. Lee (o e scucha) este mensaje la cantidad de veces que sea y no olvides, la parte clave es:

Idea, Emoción, Acción, Mente, Corazón y Cuerpo tienen que funcionar al unísono.

Tú nunca hagas algo en contra de tus emociones, nunca hagas algo en contra de tu mente, siempre será un hacer conflictivo y vendrá la fuerza mayor.

Lea (o escuche) los otros mensajes que contienen los restantes 11 Principios, están íntimamente relacionados con el Principio y la Ley de Causa y Efecto. Haz de esto el asunto más importante de tu vida!... Haz de esto tu meta primordial. ¡Llegarás!.

!Gracias!.

[Top]