2do. PRINCIPIO DEL EQUILIBRIO

CUANDO FUERZAS ALGO HACIA UN FIN PRODUCES LO CONTRARIO

PARTE “A”

  • ¡CUANDO FUERZAS ALGO HACIA UN FIN PRODUCES LO OPUESTO!.
  • ¡CUANDO FUERZAS ALGO HACIA UN FIN PRODUCES LO CONTRARIO A ESTE FIN!.
  • ¡CUANDO FUERZAS ALGO HACIA UN FIN PRODUCES LO OPUESTO!.

Relájate! Relájate!, Cierra tus ojos , despeja tu mente , cuenta hasta 5 y escucha atentamente , escucha con tu corazón, escucha con tu mente , escucha con cada célula de tu cuerpo …

¡Escucha! Escucha! Escucha!: “Cuando fuerzas algo hacia un fin produces lo contrario”... Forzar. Un fin. Opuesto. Forzar, Finalidad, Opuesto. ¡Cuando fuerzas algo hacia un fin produces lo contrario!.

Repítelo conmigo, lentamente, visualizando una balanza de 2 platillos , donde uno lo estas forzando hacia abajo mientras el otro se eleva hacia arriba.

Visualiza la balanza con un círculo en negro partido en dos y repite tras de mí y conmigo: Cuando fuerzo algo hacia un fin produciré lo opuesto... Cuando fuerzo algo hacia un fin produciré lo opuesto”. ¡No debo forzar!, ¡No debo forzar!, ¡No debo forzar nada hacia un fin!. Cuando fuerzo algo hacia un fin produzco lo opuesto.

En su pantalla mental siga visualizando el círculo con la línea cruzándolo en diámetro. Visualiza el movimiento de la balanza. Lograrás tu fin cuando los dos platillos estén equilibrados.

Vea los platos en movimiento , quítale peso a uno, pónselo en el otro y así sucesivamente hasta que la balanza con sus platillos estén perfectamente equilibrados. Un plato de la balanza significa el empeño y el esfuerzo que tú haces para lograr tu propósito , el contenido del otro plato es lo que tú quieres lograr.

Lo que tú quieres lograr tiene un precio, un precio justo. Lo que tú quieres lograr tiene un precio justo. Si te empeñas poco no lo podrás conseguir, estarás pagando menos fuerza, menos precio por lo que vale. Así que si no has puesto el esfuerzo necesario no puedes tomarlo, no puedes forzar y tomarlo. ¡Estarás violando la Ley del Equilibrio!

Todo en el Cosmos tiene su justo precio, todo lo que tú deseas requiere una cantidad de empeño y de trabajo... ni más ni menos que el precio del mismo. Esa es la razón por la cual en el pasado no has podido lograr muchas de tus metas. Y esa es la razón por lo cual en vez de lograr tu meta, has logrado lo contrario, porque has forzado. Has forzado una y otra vez. Has querido tomar aquello sin haber pagado el precio.

“Cuando fuerzas algo hacia un fin produces lo contrario”.

Lee (o e scucha) esta parte del mensaje durante 49 días. Una vez al amanecer y una vez antes de acostarte, siempre visualizando el círculo partido por el diámetro y los platillos de la balanza moviéndose hasta llegar a un equilibrio. Recuerda eso 7 veces al día, 7 veces al día pronuncia en voz alta el siguiente Principio, que rige el logro de toda actividad humana.

“Cuando fuerzo algo hacia un fin produciré lo opuesto”.

“Todo lo que quiero lograr tiene un precio justo y debo pagar con empeño, trabajo o de cualquier otra manera ni más ni menos”.

Ahora bien amigo puedes sentarte, abrir los ojos.... vamos a dialogar, vamos a conversar... Seamos sinceros, si tus padres te hubieran enseñado este Principio a la edad de 7, 8, 9, 10, 11, 12 años, ¿Dónde estarías ahora? Si, sí, sí, ya sé lamentablemente no nos lo han enseñado.

Cuántas veces en el pasado hemos forzado cosas. Hemos querido lograr cosas, hemos forzado y lo único que hemos obtenido es lo contrario. Debes tomar conciencia de que en ti, en mí, en todo ser humano nuestra parte consciente, nuestra parte despierta sabe muy bien que debemos pagar por todo aquello que necesitamos lograr.

¿No es verdad?, Entonces, ¿Quién es el que fuerza?, ¿Quién es?.

Sencillamente una parte de nosotros, un hombre impulsivo que hay dentro de nosotros, un tipo que quiere hacer lo que le da la gana. Un tipo que no sigue ninguna ley, que sencillamente cuando quiere algo forcejea para alcanzarlo, no le importa si tiene precio o no tiene precio.

En este momento ese hombre impulsivo está en ti, está en mí, está en todo ser humano y tiene que ser equilibrado por la entidad consciente que hay en nosotros. Nuestra mente cuando está despierta y consciente, repito, sabe que tiene que pagar un precio, pero nuestra parte impulsiva no conoce de ley, no conoce este idioma.

Volvamos a nuestro platillo y a nuestra balanza. Coloquemos en el lado derecho a nuestra parte consciente y por el lado izquierdo de la balanza a nuestra parte impulsiva, emocional, nuestra parte que quiere hacer lo que le da la gana, que no conoce ley.

Cuando la parte consciente no toma en cuenta a la parte impulsiva sencilla y llanamente no tiene fuerza en el empeño, por ende no puede lograr el objetivo. Si la parte impulsiva es la que nos manda, entonces ésta forcejea para el logro del objetivo y lo único que consigue es lo opuesto.

Entonces me dirás: ¿Cuál sería la solución?

La solución es sencilla, que nuestra parte consciente y nuestra parte impulsiva se pongan de acuerdo las dos para el logro del objetivo. La parte impulsiva es la que tiene la fuerza, la parte consciente, la mente, es la que sabe cómo lograrlo, sabe exactamente cuál es el precio y cómo conseguir el precio para lograr el objetivo.

A través del ejercicio que te he dado durante 49 días, cada vez que lo haces, tu parte consciente le estaría transmitiendo a tu parte impulsiva la imagen del Principio , la estará educando, la estará haciendo ver que ya no se puede seguir haciendo lo que se le da la gana, le estará diciendo vamos a ponernos de acuerdo. Esa es la Ley del Binario. La Ley de Dualidad : “Todo en el Cosmos es uno y el uno se vuelve dos”. Una parte positiva, una parte negativa, una parte activa y una parte pasiva. Una parte derecha y otra parte izquierda.

Y a menos, amigo, que esas dos partes se pongan de acuerdo en ti seguirás cosechando fracasos, seguirás forzando las cosas hacia un fin y por supuesto, lográndo lo opuesto, o seguirás empeñándote en una cantidad menor de lo que hace falta, entonces no podrás lograr lo que te propones.

La Ley de Dualidad. La Ley del Binario. La Ley de Polaridad en nosotros, en ti, se manifiesta sencillamente de la siguiente manera:

Un polo es tu mente. Tu mente cuando estás consciente de ella tiene la ley, sabe muy bien que todo tiene su precio, ni más ni menos y es que no se puede forzar bajo ningún aspecto. Lo sabe muy bien. Lo que pasa es que no siempre es la parte que manda en nosotros.

Está la otra parte, la parte impulsiva. La parte que tiene la fuerza, la parte emocional, esa es un animal que no conoce de leyes, quiere hacer lo que le da la gana y si es posible, quiere lograr todo sin pagar nada.

Tú lo sabes muy bien, ésto nos sucede a todos nosotros porque estamos hechos bajo el mismo patrón.

  • Ahora bien, ¿Cómo? , Repito,
  • ¿Cómo poder lograr esa unión de la mente y de las emociones?
  • ¿Cómo lograr la unión de la idea y de la emoción?
  • ¿Del pensamiento y de la fuerza?
  • ¿De la meta y del poder llevarla a cabo?, Sin forzar por supuesto, queriendo pagar el precio.

Una de estas maneras es el ejercicio que te he dado anteriormente. Otra es la toma de conciencia, el despertar al hecho de que una y otra vez en el pasado, hemos forzado y lo único que hemos conseguido es lo contrario, o sencillamente, no nos hemos empeñado lo suficiente y no hemos conseguido nada.

¿Estás dispuesto amigo de viaje, compañero de vida, a seguir de esta manera?.

Toma un papel y lápiz y empieza a recordar cuántas veces te has propuesto lograr algo y has forcejeado para lograrlo, y lo único que conseguiste es lo opuesto. Vamos, anota caso por caso.

Cada vez que has forcejeado para lograr un propósito, no importa cuál es... Anótelos todos.

Cada día de los 49 trata de recordar en tu mente las veces y anota todas las situaciones. Anótalas todas, sin excepción alguna. Luego cada día de los 49 anota todas las ideas, metas y proyectos que tú has querido llevar a cabo y no lo pudiste por falta de fuerza.

No lo pudiste ejecutar porque tu otra parte no te acompañó con la fuerza y el poder necesario. Hazlo durante 49 días. Luego anote los nombres de 7 personas con quien más te encuentras y anota cada vez que ellos han tratado de lograr algo forzando y han conseguido lo opuesto.

Durante 49 días haz de este asunto la cosa más importante de tu vida. Piensa en ésto una y otra vez hasta que te convenzas, hasta que cada célula de tu piel, hasta que tu parte impulsiva, tu parte emocional y tu mente estén claros y precisos acerca de la veracidad de ese gran Principio universal.

  • ¿Estás dispuesto a luchar?
  • ¿Estás dispuesto a hacerlo?
  • ¿Estás dispuesto a pagar el precio?, o
  • ¿Piensas forzar otra vez?, o
  • ¿Piensas lograr el dominio de esta Ley sin pagar el precio necesario?

Sencillamente, si no te empeñas lo suficiente, estarás violando ese mismo Principio. Verás, todo lo que está en este mensaje no te servirá para nada y estarás perdiendo una oportunidad de oro, la oportunidad de ser un hombre.

La oportunidad de ser un hombre equilibrado. Un hombre armonioso. Un hombre en paz consigo mismo. Un hombre donde su mente y sus emociones, donde su querer y su poder están unidos mano a mano luchando para el mismo propósito.

Amigo, sé juicioso, sé prudente, sé inteligente, no permitas que nada en ti te desanime. Esa es la parte que normalmente forcejea. Esa es normalmente la parte que justifica. Esa es la parte que te mantiene en el barro. Esa es la parte que desgasta tu energía.

Sé juicioso, sé prudente, decide llevar a cabo esos ejercicios. Verás, a partir de este momento, si yo insisto a que tú hagas lo que hay en este mensaje, estaría empezando a forzar algo hacia un fin y lo único que lograré es lo opuesto, lo único que conseguiré es que tú no hagas nada de lo que hay en este mensaje. Este es el límite del equilibrio.

Como dijo el gran maestro: “El que tenga oídos, que oiga. El que tenga ojos, que vea”.

Ahí lo tienes amigo. ¡Suerte y trabajo!. Y prepárate, el precio te va a rendir al céntuplo; cada empeño que pongas te va a dar cien veces más satisfacciones.

Ahora bien. Recuéstate. Tranquilízate. Cierra los ojos. Visualiza un círculo con un punto en el medio... visualiza un círculo con un punto en el medio. Más abajo por el lado izquierdo, visualiza un círculo partido en dos por una línea. Repito. Visualiza un círculo con un punto en el medio y más abajo, en forma de triángulo en la parte izquierda, otro círculo con un diámetro en el medio cortándolo en dos.

Por la parte derecha del triángulo visualiza un tercer círculo. Un tercer círculo muy parecido al círculo de la Mercedes Benz, distribuyéndolo en tres partes. Esas son las 3 fases del logro. Al primero vamos a llamarlo EL QUERER. Al primer círculo vamos a llamarlo: TU QUERER Al de la izquierda, al que está partido en dos, una parte vamos a llamarlo TU QUERER y al otro TU PODER. Sí el QUERER y el PODER están equilibrados, en el tercer círculo tendremos: El QUERER, el PODER y el HACER perfectamente equilibrados:

IDEA - EMOCIÓN – ACCIÓN

Si tu mente, tu cuerpo, tus emociones están Equilibrados. Si estás dispuesto a pagar el precio de lo que tú quieres... sin forzar, serás un hombre que puede hacer. Un hombre que puede lograr todo lo que se propone porque ha comprendido que todo tiene su precio, ni más, ni menos. ¡Ni más, ni menos!.

Tres veces al día, durante 49 días dibuja esos 3 círculos con lo que tienen adentro y medita acerca de los mismos. En tu mano está la clave del HACER. Haz buen uso de ella o... sencillamente nada. [Top]

Gracias.

2do. PRINCIPIO DEL EQUILIBRIO

"CUANDO FUERZAS ALGO HACIA UN FIN PRODUCES LO CONTRARIO”

PARTE “B”

Muy bien amigo: Espero que seas de las personas juiciosas, de las personas que tienen realmente deseos de evolucionar. Que eres una de las personas que realmente quiere llegar a su plan de vida y llevarlo a cabo en armonía consigo mismo, con su pequeño mundo, con sus familiares, con su trabajo.

Si has llevado a cabo todas las instrucciones contenidas en la primera parte de este mensaje, ya sabes mucho acerca de las fuerzas que hay en ti, ya sabes mucho acerca de la fuerza de la mente, de las emociones y del cuerpo.

Si es así, pasamos a la segunda parte de CÓMO LLEVAR A CABO EL Principio DE LAS TRES FUERZAS. El Principio que dice: “Cuando fuerzas algo hacia un fin produces lo contrario”.

Prepárate papel y lápiz. Anota el nombre de 7 personas, siete personas de diferentes edades, siete personas que tú estimas, siete personas que tú aprecias y el nombre de personas que también a ti te aprecian. Esas 7 personas deben tener una característica en común y es la siguiente: Que tienen el hábito y la costumbre de forzar algo hacia un fin y que les salga el tiro por la culata; personas que tienen la característica quizás de no empeñarse lo suficiente para lograr aquello que se han propuesto lograr.

No importa sino te vienen a la mente en este momento, piénsalo lo suficiente. Haz la lista primero de muchas personas, serán pre-candidatos. Luego usando tu memoria, usando el conocimiento que tienes de ellos, decide cuáles podrían ser esas 7 personas. Estoy seguro que están en tu pequeño mundo.

Luego hazte la siguiente pregunta, anótala: ¿Qué puedo hacer para llevar a esas personas a la comprensión de este gran Principio y que lo pongan en práctica?

Tu trabajo, en esta segunda parte, es llevar este Principio a esas 7 personas y ayudarlas a que lo pongan en práctica en su vida. Esto está basado sobre una Ley Cósmica que dice: “Fijarás en ti para siempre aquello que tratas de enseñar a los demás”.

Amigo: De qué nos sirve un mundo personal equilibrado. De qué te sirve a ti conocer este Principio, esta Ley y estar llevándola a cabo con éxito en tu pequeño mundo mientras las personas, las más allegadas a ti, siguen en desconocimiento de este Principio, siguen forzando cosas hacia un fin. De qué te sirve, que las personas más allegadas a ti no estén armoniosas equilibradas y felices logrando sus metas y sus objetivos.

Es cuestión de lógica, verás, LA VERDAD Y EL CONOCIMIENTO TIENEN UN COMPROMISO.

Aquel que se beneficia con la verdad y el conocimiento de los que han pasado antes por ese sendero tiene la obligación de pasárselo a otras personas, y ese es un requisito indispensable. No podrás fijar en tu espíritu esa Ley. Tus células, tus emociones, tu mente, tu pensamiento no están imbuidos 100% de ese Principio, a menos que tú trates de transmitirlo y hacer que otras personas lo lleven a cabo para su respectivo equilibrio.

Eso sí recuerda: “Si fuerzas algo hacia un fin produces lo contrario” o sea, si tú vas a forzar que ellos reciban el Principio y que ellos lo lleven a cabo, conseguirás que ellos no lo hagan... ¡No podrás forzar! ¡ No podrás forzar!.

Un platillo de la balanza será la persona a quien quieres beneficiar y el otro platillo es tu propio empeño y esos dos platillos se tienen que equilibrar, esos dos platillos se tienen que equilibrar, entonces podrás lograr que aquella persona lleve a cabo ese Principio para su felicidad.

Recuerda, recuerda, los pasos que tienes que dar son los siguientes:

PRIMERO : Hacer una lista de pre-candidatos.

SEGUNDO : Luego analizar a cada uno de ellos para ver quiénes son los que más violan este Principio, quiere decir: Los que fuerzan algo hacia un fin y siempre logran lo opuesto, o los que no se empeñan suficientemente y nunca logran nada.

TERCERO : El 3er. paso es tu decisión de transmitirles y ayudarles a llevar a cabo este Principio. Esa decisión no podrá venir a menos que equilibres.

Tú has recibido y te has beneficiado de este Principio en su primera parte. Todo tiene su precio. El precio de lo que has recibido, el precio de la armonía que pudiste haber logrado llevando a cabo la primera parte es la transmisión y la ayuda de brindar a 7 personas la asistencia necesaria para que ellos puedan llevarlo a cabo. La comprensión de esta idea te llevará a tomar una decisión sin conflictos, sin contradicciones, sin lucha entre tu mente y tus emociones, entre tu querer y tu poder.

CUARTO: Estar alerta a la parte en ti que te puede decir que no sabe cómo llevarlo a cabo o que no puede llevarlo a cabo, o que los demás no te van a escuchar, o que los demás no pueden o cualquier otra excusa. Este es el cuarto punto, estar alerta a la parte en nosotros que normalmente nos quita el aliento, la parte negativa, pasiva.

A menos que convenzas a esa parte de que hacer ese trabajo es una necesidad, de que hacer ese trabajo es pagar un precio por algo que se ha recibido, no podrás ejecutar la tarea, ahí está el secreto de poder llevarla a cabo.

QUINTO: Fíjate un plazo de tiempo, un plazo de tiempo, el cual lo vas a dedicar enteramente a cada una de esas personas hasta que ellos logren llevar a cabo el equilibrio y la armonía en su vida; dicho en otras palabras, tienes que hacerlo hasta que ellos lo logren. La mejor manera de lograrlo es apartar un tiempo diario o cada dos días o cada tres.

SEXTO: Partir del principio de que cada una de esas 7 personas es tú mismo , que cada una de esas 7 personas es tú mismo antes de haber recibido la Luz de este Principio.

SÉPTIMO y último punto: Enseñarles a ellos a hacerlo al igual que tú lo estás haciendo en este momento, o sea que ellos tienen que pagar igualmente el precio enseñando a otras 7 personas, cada quien en la ejecución del Principio mater del Equilibrio: “CUANDO FUERZAS ALGO HACIA UN FIN PRODUCES LO CONTRARIO”.

Mientras dura esta acción:

  • Escribe sobre papelitos y colócalos en todas partes para que te recuerden tu meta.
  • Escribe tu meta y el Principio sobre papeles y colócalos en todas partes, y anda cambiando los sitios de los papeles hasta que tengas siempre presente el propósito que te has puesto... de pagar el precio por el Principio de Luz que es el causante de tu camino hacia la liberación individual.

Ahora bien… Lee (o escucha) ambas partes de este mensaje durante 7 días, todas las noches antes de acostarte.

Ya estoy sintiendo la protesta de la parte en ti que no quiere pagar el precio, la parte que considera que eso es mucho trabajo, la parte que dice que no hace falta escucharlo 7 veces, basta una vez, que uno no es tonto, que uno comprende. ¡Ya la estoy escuchando!... ¡No le hagas caso! Siempre ha actuado así en el pasado, no le permitas esta vez que se salga con la suya.

A mí también me ha pasado, amigo. Conozco muy bien a esa parte. A mí también me mantuvo en el fango durante mucho tiempo. Conozco a cientos de personas que adolecen de lo mismo. A esta parte yo la trato como un niño pequeño, no forcejeo con ella; o sea le hago ver que OK, no lo voy a leer (o escuchar) 7 veces, ¡Sí, escucho su protesta!, pero dentro de mi corazón leo (escucho) 7 veces el mensaje... Así que sé astuto amigo, sé inteligente, se trata de tu vida, ¡Se trata de tu vida!.

  • ¿Vas a permitir que ésta fracase?
  • ¿Vas a permitir que esa parte termine con tu vida?
  • ¿Verdad que no?

Yo he hecho este mismo análisis en el pasado... Un día decidí. Un día decidí. Porque he comprendido de que la vida es una, de que es una cosa increíblemente grande estar encarnado en un cuerpo , estar vivo , y he comprendido que uno encarna para hacer algo concreto. Tenemos algo que hacer. Tú tienes algo que hacer, cada quien tiene algo que hacer dentro del Plan Cósmico.

  • ¿No ves hermano que ése es un mundo ordenado?
  • ¿No ves que ése es un mundo perfecto?
  • No importa la parte de ti que te dice que no.....

Todo en el Cosmos está ordenado. Tu vida tendrá sentido. Mi vida empezó a tener sentido desde que empecé a obedecer y a seguir las Leyes Cósmicas. Empecé a darme cuenta que el éxito, la armonía, la paz, la felicidad, la amistad, el amor, obedecen a acciones precisas, según leyes precisas y no son algo casual, algo fortuito, algo que sucede, no, no, no, no, no, son algo que podemos producir en nuestra vida, siempre y cuando sigamos las Leyes.

También tuve mis dudas, mis luchas. Estar positivo por la mañana, negativo por la tarde; creer que puedo por la mañana y a la tarde sentir que no puedo hacer nada. Hasta que encontré la Luz en las Leyes y los Principios. Esas son Leyes y Principios que miles de personas antes que nosotros han usado.

Tú las has usado muchas veces. Date cuenta de ese hecho; si una camisa vale 100 , no puedes forcejear para comprarla a 20, es imposible. Vale 100 y tienes que pagar 100 por ella o sino, no la compras. Es una cosa muy sencilla. No puedes violar a una mujer, tienes que hacer algo para que ella vaya contigo, no puedes forcejearla, lo único que vas a conseguir es lo opuesto. No puedes obligar a tu hijo a estudiar, tienes que buscar la manera para que él estudie.

La madre puede querer muchísimo que su hijo coma, pero si ella lo fuerza, el niño dirá que no... Así hemos sido educados, “sistema negativo”:

  • Tienes que estudiar!, entonces uno no estudia.
  • Tienes que trabajar!, entonces uno no trabaja.
  • Tienes que hacer esto!, Tienes que hacer aquello!
  • Permanentemente nos han estado forzando hacia un fin...
  • Tienes que ser bueno!. Entonces uno es malo, porque han querido forzarlo a ser bueno.

Tienes que amar a tu prójimo!. Total que nadie ama a su prójimo; verás, siempre nos han forzado hacia un fin y sin darnos cuenta, esta manera de hacer las cosas entró en nuestra sangre. Ahora también nosotros forzamos a los demás, forzamos a las situaciones , forzamos a las cosas y lo único que conseguimos es lo opuesto.

Tenemos que desalojar ésto de nuestro cuerpo. Desalojar esta manera de comportarnos. Tenemos que despertar! Tenemos que observarnos!, Darnos cuenta de nuestros hábitos. ¡Es muy fácil amigo!, desde el momento que te pones el propósito. Ponte el propósito de observar y ve que todas las personas fuerzan las cosas, y por eso les sale el tiro por la culata. Luego, empieza a observarte a ti mismo y verás que ese hábito está en ti. Por eso es que estamos donde estamos.

No obstante, cuando uno despierta a ese hecho y uno decide seguir la Ley, todo lo que está en la primera parte del mensaje y si haces lo que está en la segunda parte, con toda certeza cambiará ese hábito de forzar o de no empeñarse lo suficiente. Y se convertirá en una persona armoniosa.

Como podrás observar amigo, así como hay Leyes de tránsito, Leyes de impuesto sobre la renta, cómo circular, Leyes bancarias, Leyes de trabajo, Leyes matrimoniales, Leyes jurídicas, Leyes comerciales; también la naturaleza, el Cosmos, el Orden han provisto Leyes para el animal, para el vegetal, para el mineral y para el ser humano. Leyes que le permiten crecer, Leyes que le permiten evolucionar en perfecta armonía para el logro del Plan Personal y Cósmico.

Leyes, caminos, vías. Llevando a cabo esas Leyes, hallarás Luz en tu camino , podrás iluminar tu pequeño mundo y el mundo de otras personas que a su vez podrá iluminar cada quien su mundo.

DEBEMOS DEPONER EL ORGULLO, LA SOBERBIA, EL CREERNOS UNA GRAN COSA, EL CREER QUE COMPRENDEMOS, EL CREER QUE SABEMOS.

¿Acaso nuestra vida no demuestra, y cada quien acaso en su fuero interno no sabe realmente que este Principio es Verdad?, ¿Qué cuesta trabajo?, ¡Bueno!, Una vez se hace, luego uno se supera. ¿Qué es lo que no cuesta trabajo?, Todo cuesta trabajo.

Amigo... Reflexiona, medítalo, piénsalo... Sé paciente contigo mismo... No tengas prisa, hazlo despacio... Hazlo despacio. Entrarás en el círculo de los amigos de la Ley… Entrarás en el círculo de amigos de la naturaleza, de amigos del cosmos, de amigos del orden... Entrarás en el círculo de los que han comprendido. De los que pueden llevar a cabo todo lo que se proponen porque no van contra la Ley del Logro sino que la apoyan y la defienden.

Serás un triunfador y ayudarás a otras personas a triunfar, o un fracasado, uno de tantos que quieren hacer lo que le da la gana en su vida para su propio deterioro y en la vida de los demás.

Ahí tienes la balanza por delante. Es tu vida. Eres libre de hacer de ella el cielo o el infierno. En tus manos está: ¡El ¿Cómo?!... Cuando decidas que nuestro Creador común te Guie y te Ilumine.

!Gracias por tu tiempo, Gracias por tu atención!.

!SOMOS UNO!.

[Top]